La Verdadera Devoción a la Virgen – San Luis María Grignion de Montfort

6

La Verdadera Devoción a la Virgen - San Luis María Grignion de Montfort Este hermoso documento ayudará mucho a los que no conocen o entienden la devoción a la Santísima Virgen María, y también es ideal para aquellos que ya se consideran devotos.

Este libro suele usarse como guía para un retiro espiritual mariano, se lee cada uno de los capítulos a la congregación en días separados y se comenta por todos. Es perfecto para entender y así poder luego participar de la correcta devoción a la Santísima Madre.

Una vez que conoces cual es esa verdadera devoción y quiénes son los verdaderos devotos de la Santísima, entonces entenderás porque se da esta devoción y como dice el santo, porque en tiempos venideros (venideros para san Luis quien es de 1673 – 1716) esta devoción ira creciendo y formara un gran ejercito de soldados de Jesús y María.

Descargar el Libro: Tratado de la Verdadera Devocion a Maria

Veamos un fragmento del libro:

CAPITULO I

a. Fundamentos teológicos del culto a María

60. Acabo de exponer brevemente que el culto a la Santísima Virgen nos es necesario. Es preciso decir ahora en qué consiste. Lo haré, Dios mediante, después de clarificar algunas verdades fundamentales que iluminarán la grande y sólida devoción que quiero dar a conocer a Jesucristo, fin último del culto a la Santísima Virgen

Primera verdad.

61. El fin último de toda devoción debe ser Jesucristo, Salvador del mundo, verdadero Dios y verdadero hombre. De lo contrario, tendríamos una devoción falsa y engañosa. Jesucristo es el Alfa y la Omega, el principio y fin de todas las cosas. La meta de nuestro misterio escribe San Pablo “es que todos juntos nos encontremos unidos en la misma fe… y con eso se logrará el hombre perfecto que, en la madurez de su desarrollo, es la plenitud de Cristo”. Efectivamente, sólo en Cristo “permanece toda la plenitud de Dios, en forma corporal” y todas las demás plenitudes de gracia, virtud y perfección. Sólo en Cristo hemos sido beneficiados “con toda clase de bendiciones espirituales”.

Porque El es

el único Maestro que debe enseñarnos,
el único Señor de quien debemos depender,
la única Cabeza a la que debemos estar unidos,
el único Modelo a quien debemos conformarnos,
el único Médico que debe curarnos,
el único Pastor que debe apacentarnos,
el único Camino que debe conducirnos,
la única Verdad que debemos creer,
la única Vida que debe vivificarnos y
el único Todo que en todo debe bastarnos.

“No se ha dado a los hombres sobre la tierra otro Nombre por el cual podamos ser salvados”, sino el de Jesús.

Dios no nos ha dado otro fundamento de salvación, perfección y gloria, que Jesucristo. Todo edificio que no esté construido sobre la roca firme, se apoya en arena movediza y tarde o temprano caerá infaliblemente.

Quien no esté unido a Cristo como el sarmiento a la vid, caerá, se secará y lo arrojará al fuego. Sí en cambio; permanecemos en Jesucristo y Jesucristo en nosotros, se acabó para nosotros la condenación, ni los ángeles del cielo, ni los hombres de la tierra, ni los demonios del infierno, ni creatura alguna podrá hacernos daño, porque nadie podrá separarnos de la caridad de Dios que está en Cristo Jesús.

Por Jesucristo, con Jesucristo, en Jesucristo lo podemos todo:

·         tribular al Padre en unidad del Espíritu Santo todo honor y gloria,

·         hacernos perfectos y ser olor de vida eterna para nuestro prójimo.

62. Por tanto, si establecemos la sólida devoción a la Santísima Virgen es sólo para establecer más perfectamente la de Jesucristo y ofrecer un medio fácil y seguro para encontrar al Señor. Si la devoción a la Santísima Virgen apartarse de Jesucristo, habría que rechazarla como ilusión diabólica. Pero como ya he demostrado y volveré a demostrarlo más adelante sucede todo lo contrario. Esta devoción no es necesaria para hallar perfectamente a Jesucristo, amarlo con ternura y servirlo con fidelidad.

63. Me dirijo a Ti, por un momento, mi amabilísimo Jesús, para quejarme amorosamente ante tu divina Majestad, de que la mayor parte de los cristianos, aún los más instruidos, ignoran la estrechísima unión que te liga a tu Madre Santísima. Tú, Señor, estás siempre con María y María está siempre contigo: de lo contrario dejaría de ser lo que es; María está de tal manera trasformada en Ti por la gracia, que Ella ya no vive ni es nada: Tú, Jesús mío, vives y reinas en Ella más perfectamente que en todos los ángeles y santos.

¡Ah! Si te conociera la gloria y amor que recibes en esta creatura admirable, ¡Se tendrían hacia Ti y hacia Ella sentimientos muy diferentes de los que aho9ra se tienen! Ella se halla tan íntimamente unida a Ti que sería más fácil o separar la luz del sol, el calor del fuego, más aún, sería más fácil separar de Ti a todos los ángeles y santos que a la excelsa María: porque Ella te ama más ardientemente y te glorifica con mayor perfección que todas las demás creaturas juntas.

64. ¿No será, pues, extraño y lamentable, amable Maestro mío, el ver la ignorancia y oscuridad de todos los hombres respecto a tu santísima Madre? No hablo de tantos idólatras y paganos: no conociéndote a Ti, tampoco a Ella la conocen. Tampoco hablo de los herejes y cismáticos: separados de Ti y de tu Iglesia, no se preocupan de ser devotos de tu Madre. Hablo, si, de los católicos y aún de los doctores entre los católicos: ellos hacen profesión de enseñar a otros la verdad, pero no te conocen ni a Ti ni a tu Madre sino de manera especulativa, árida, estéril e indiferente. Estos caballeros hablan sólo rara vez de tu Sama. Madre y del culto que se debe. Tienen miedo, según dicen, a que se deslice algún abuso y se te haga injuria al honrarla a Ella demasiado. Si ven u oyen a algún devoto de María hablar con frecuencia de la devoción hacia esta Madre amantísima, con acento filial, eficaz y persuasivo, como de un medio sólido y sin ilusiones, de un camino corto y sin peligros, de una senda inmaculada y sin imperfección y de un secreto maravilloso para encontrarte y amarte debidamente, gritan en seguida contra él, esgrimiendo mil argumentos falsos, para probarle que no hay que hablar tanto de la Virgen, que hay grandes abusos en esta devoción y que es preciso dedicarse a destruirlos, que es mejor hablar de Ti en vez de llevar a las gentes a la devoción a la Santísima Virgen a quien ya aman lo suficiente.

Si alguna vez se les oye hablar de la devoción a tu Santísima Madre, no es, sin embargo, para defenderla o inculcarla, sino para destruir sus posibles abusos. Mientras carecen de piedad y devoción tierna para contigo, porque no la tienen para con María. Consideran el Rosario, el escapulario, la corona (cinco misterios) como devociones propias de mujercillas e ignorantes, que poco importan para la salvación. De suerte que, si encuentran al algún devoto de Santa María que reza el Rosario o practica alguna devoción en su honor, procuran cambiarle el espíritu y el corazón y le aconsejan que, en lugar del Rosario, rece los siete salmos penitenciales y, en vez de la devoción a la Santísima Virgen, le exhortan a la devoción a Jesucristo.

¡Jesús mío amabilísimo! ¿Tienen éstos tu espíritu? ¿Te agrada su conducta? ¿Te agrada quien, por temor a desagradarte, no se esfuerza por honrar a tu Madre? ¿Es la devoción a tu Santísima Madre obstáculo a la tuya? ¿Se arroga Ella para sí el honor que se le tributa? ¿Es, por ventura, una extraña, que nada tiene que ver contigo? ¿Quién la agrada a Ella, te desagrada a Ti? Consagrarse a Ella y amarla ¿será separarse o alejarse de Ti?

65. ¡Maestro amabilísimo! Sin embargo, si cuanto acabo de decir fuera verdad, la mayoría de los sabios justo castigo de su soberbia no se alejaría n más que ahora de la devoción a tu Santísima Madre ni mostrarían para con Ella mayor indiferencia de la que ostentan.¡Guárdame, Señor! ¡Guárdame de sus sentimientos y de su conducta! Dame participar en los sentimientos de gratitud, estima, respeto y amor que tienes para con tu Santísima Madre, a fin de que pueda amarte y glorificarte tanto más perfectamente, cuando más te limite y siga de cerca.

66. Y, como si no hubiera dicho nada acerca de tu Santísima Madre conédeme la gracia de alabarla dignamente, a pesar de todos sus enemigos que lo son tuyos y gritarles a voz en cuello con todos los santos: “No espere alcanzar misericordia de Dios quien ofenda a su Madre bendita”.

67. Para alcanzar tu misericordia una verdadera devoción hacia tu Santísima Madre y difundir esta devoción por toda la tierra, concédeme amarte ardientemente y acepta para ello la súplica inflamada que te dirijo con San Agustín y tus verdaderos amigos:

“Tú eres, oh Cristo,
mi Padre santo, mi Dios misericordioso,
mi rey poderoso, mi buen pastor,
mi único maestro, mi mejor ayuda,
mi amado hermosísimo, mi pan vivo,
mi sacerdote por la eternidad,
mi guía hacia la patria,
mi luz verdadera, mi dulzura santa,
mi camino recto, mi Sabiduría preclara,
mi humilde simplicidad, mi concordia pacífica,
mi protección total, mi rica heredad,
mi salvación eterna….
¡Cristo Jesús, Señor amabilísimo!
¿Por qué habré deseado durante la vida
algo fuera de Ti, mi Jesús y mi Dios?
¿Dónde me hallaba cuando no pensaba en Ti?
Anhelos todos de mi corazón,
inflámense y desbórdense desde ahora
hacia el Señor Jesús;
corran, que mucho se han retrasado,
apresúrense hacia la meta,
busquen a quien buscan.
¡Oh Jesús! ¡Anatema quien no te ame!
¡Reboce de amargura quien no te quiera!
¡Dulce Jesús,
que todo buen corazón dispuesto a la alabanza,
te ame,
se deleite en Ti,
se admire ante Ti!
¡Dios de mi corazón!
¡Herencia mía, Cristo Jesús!
¡Desfallezca el latir de mi corazón!
vive, Señor, en mí;
enciéndase en mi pecho
la viva llama de tu amor,
acrézcase en incendio;
arda siempre en el altar de mi corazón,
queme en mis entrañas,
incendie lo íntimo de mi alma,
y que en el día de mi muerte
comparezca yo consumado en tu presencia.
Amén”.

He querido transcribir esta maravillosa plegaria de San Agustín, para que repitiéndola todos los días pidas el amor de Jesucristo, ese amor que estamos buscando por medio de la excelsa María.

Descargar el Libro: Tratado de la Verdadera Devocion a Maria





6 comentarios para “La Verdadera Devoción a la Virgen – San Luis María Grignion de Montfort”

  1. Maria Martinez dice:

    cuales son las citas biblicas que pudiera mencionarle a los protestantes para que sepan que al ofenderla Dios no tendra misericordia y que les pueda decir que en la Biblia dice que si na la conocen a ella no te conocen a ti, porque dicen que en el evangelio Jesus dice a su discipulo tanto tiempo e estado con ustedes y me dicen muestranos al Padre y no me conocen el que me a visto a mi a visto a mi Padre

    • Admin dice:

      Hola Maria
      Que bueno que busques respuestas. Primero te digo que nunca puedes decir, bajo ninguna circunstancia que Dios no tendra misericordia, porque eso va en contra su misma misericordia. Por otro lado, no se trate de que te metas en lios con protestantes, pero si que entiendas tu porque la devocion a la Sanisima Virgen es vital para todos. Te recomiendo que te bajes el estudio biblico "Dios te Salve Reina y Madre Estudio Bíblico de María" y lo analices sin prisas. http://www.lafecatolica.com/dios-te-salve-reina-y

      Es importante que des respuestas, pero es mas importante que entiendas esas respuestas. No es con un cita biblica con lo que la haras cambiar de parecer, al contrario. Es mas bien con tu testimonio de vida. Pero para la respuesta ese estudio biblico basta y sobra.
      Dios te guie.

  2. maria martinez dice:

    necesito una respuesta para mi compañera ayer le dije de su enzeñanza y eso me contesto ella es evangelica y me ha platicado otras cosas en la biblia y yo no c que decir

  3. leidi dice:

    MARIA es una mujer maravillosa santa pura correcta es todo lo que DIOS queria es una mujer a seguir le doy gracias por que estoy con mi familia y con salud para salir adelant con mi familia

  4. robert s. g dice:

    María Martínez,la respuesta la tienes en Lucas 1,16, 1,28 1,41, 1,42 1,48 y Lucas 7,28 así como Mateo 11,9, y te recomiendo leas el catesismo de la iglesia católica y te prepares muy bien antes de seguir tratando con tu amiga,porque creo, no estás en condiciones para hacerle ver sus errores y ella si te puede confundir,pues a ellos los preparan muy bien para lograr su cometido.Conoce primero tu fe,por que en ella radica la plenitud de la palabra,solo conósela, métete a un retiro espiritual católico y de ahí en adelante.Lo que si debes tener presente, es que muchos se dicen seguidores de Cristo, pero refutan lo que Él ordenó y dijo,así que ya veras como andan.Saludos y QDTB

Dejar un comentario