Marta y María – Decimosexto Domingo del tiempo ordinario

2

Marta y María

Decimosexto Domingo del tiempo ordinario

Libro de Génesis 18,1-10a.

El Señor se apareció a Abraham junto al encinar de Mamré, mientras él estaba sentado a la entrada de su carpa, a la hora de más calor.
Alzando los ojos, divisó a tres hombres que estaban parados cerca de él. Apenas los vio, corrió a su encuentro desde la entrada de la carpa y se inclinó hasta el suelo,
diciendo: “Señor mío, si quieres hacerme un favor, te ruego que no pases de largo delante de tu servidor.
Yo haré que les traigan un poco de agua. Lávense los pies y descansen a la sombra del árbol.
Mientras tanto, iré a buscar un trozo de pan, para que ustedes reparen sus fuerzas antes de seguir adelante. ¡Por algo han pasado junto a su servidor!”. Ellos respondieron: “Está bien. Puedes hacer lo que dijiste”.
Abraham fue rápidamente a la carpa donde estaba Sara y le dijo: “¡Pronto! Toma tres medidas de la mejor harina, amásalas y prepara unas tortas”.
Después fue corriendo hasta el corral, eligió un ternero tierno y bien cebado, y lo entregó a su sirviente, que de inmediato se puso a prepararlo.
Luego tomó cuajada, leche y el ternero ya preparado, y se los sirvió. Mientras comían, él se quedó de pie al lado de ellos, debajo del árbol.
Ellos le preguntaron: “¿Dónde está Sara, tu mujer?”. “Ahí en la carpa”, les respondió.
Entonces uno de ellos le dijo: “Volveré a verte sin falta en el año entrante, y para ese entonces Sara habrá tenido un hijo”. Mientras tanto, Sara había estado escuchando a la entrada de la carpa, que estaba justo detrás de él.

Salmo 15(14),2-5.

El que es irreprochable y actúa con justicia, el que dice la verdad de corazón y no forja calumnias;
el que no daña a su hermano ni al prójimo molesta con agravios;
el que menosprecia al criminal, pero honra a los que temen al Señor;
y si bien al jurar se perjudicó, no se retracta de lo que ha dicho;
el que no presta dinero a interés ni acepta sobornos para perjudicar al inocente.
Quien obra así jamás vacilará.

Carta de San Pablo a los Colosenses 1,24-28.

Ahora me alegro de poder sufrir por ustedes, y completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo, para bien de su Cuerpo, que es la Iglesia.
En efecto, yo fui constituido ministro de la Iglesia, porque de acuerdo con el plan divino, he sido encargado de llevar a su plenitud entre ustedes la Palabra de Dios,
el misterio que estuvo oculto desde toda la eternidad y que ahora Dios quiso manifestar a sus santos.
A ellos les ha revelado cuánta riqueza y gloria contiene para los paganos este misterio, que es Cristo entre ustedes, la esperanza de la gloria.
Nosotros anunciamos a Cristo, exhortando a todos los hombres e instruyéndolos en la verdadera sabiduría, a fin de que todos alcancen su madurez en Cristo.

Evangelio según San Lucas 10,38-42.

Mientras iban caminando, Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa.
Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.
Marta, que estaba muy ocupada con los quehaceres de la casa, dijo a Jesús: “Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude”.
Pero el Señor le respondió: “Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas,
y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria. María eligió la mejor parte, que no le será quitada”.





2 comentarios para “Marta y María – Decimosexto Domingo del tiempo ordinario”

  1. Me gusta compartir mi creencia en cristo jesus y los relatos d sus profetas apostoles en la biblia porque son ensenanzas de vida el vivir en cristo t da paz tranquilidad armonia…la biblia es un libro completo para vivir en armonia y ganar esa vida eterna q nos prometio jesucristo hay estan todas esas respuestas q necesitamos en nuestros problemas y angustias y sobre todo nos ensena a enamorarnos d ese hombre el mas grande sabio y ma amoroso del mundo cristo. El hasta su vida la dio por mi por ti por todos . El es en mi y yo soy de el. Q la bendicion y la paz de dios sea con todos

  2. En el relato d marta y maria nos debe recordar q primero debemos cumplir con dios y luego lo demas. En mi vida hubo una epoca en q el mundo m estaba consimiendo en el trabajo las responsabilidades compromisos…y no buscaba tiempo para ese ser incondicional q siempre a sido mi pano d lagrimas mi fortaleza mi apoyo y q a hecho tantos milagros en mi vida no pude tener hijos me trajo d la manera mas inimajinable una nina q es mi felicidad tuve unos padres q si me dan a escoger los escogeria d nuevo mis hermanos los amo a todos le debolvio la vida a mi hermana q estuvo a punto d morir y yo no estaba preparada para ese dolor y tuvo misericordia y la tengo viva … y asi muchas cosas q no hayo como darle las gracias. Solo tengo amor fe ysolo vivir para complacerlo a el en lo q yo pueda . No soy perfecta pero mi norte es dios y busco mi tiempo para el asi este cansada. Q dios los bndiga

Dejar un comentario