Retiro – Madurez en el Espíritu Santo – Fray Nelson Medina

1

Retiro Espiritual “Madurez en el Espíritu Santo” que consta de 5 temas, impartido por Fray Nelson Medina en el Congreso de la Región Centro-Sur de la Renovación Carismática en Chile.

1. Sanado significa Reconquistado

La sanación es acto del amor y del poder de Dios que rescata lo que le pertenece. El pecado nos tienta ofreciendo caminos más rápidos, aparentemente más fáciles y en todo caso, más intensos, hacia los bienes que anhela nuestro corazón. Así logra hundir en sus garras en nosotros. La sanación vence por encima del daño que el pecado ha causado, y así nos devuelve al plan de Dios. Somos sanados, entonces, para ser testigos de la verdad de amor y salvación del Señor.

2. Ataques a la fe, la esperanza y el amor

El enemigo malo no abandona fácilmente su presa. Al contrario, redobla ataques contra aquellos que ve que se van por el camino del Evangelio. La FE se ve atacada a través de la disociación entre su dimensión doctrinal y su dimensión existencial. Como un péndulo que va de extremo a extremo, hemos pasado de un tiempo en que se creía que ser católico consistía en aprender muchas cosas con la cabeza, a un modo de vida de fe en que la experiencia subjetiva, al sensación y la emoción son tiranas que comandan todo. La ESPERANZA se ve atacada especialmente en las instituciones, pues son estas nuestra manera de apostar al futuro. Sin la fortaleza propia del compromiso con nuestras instancias de vida cristiana (por ejemplo: la familia), y con nuestras instancias de fe y evangelización (los consejos de la RCC, por ejemplo), el futuro se torna opaco y nada atractivo. El AMOR se ve atacado a fuerza de trivializarlo. Amor en la Biblia es buscar el bien del otro; no simplemente sentir o decir sentir muchas cosas.

3. Ejes de tensión en los grupos

Todo grupo humano, sea constituido por creyentes o no creyentes, sufrirá tensiones principalmente en tres áreas, que resultan fáciles de recordar si uno las relaciona con los votos de los religiosos: pobreza, castidad y obediencia. La POBREZA nos recuerda que siempre necesitamos recursos, y que allegar y administrar recursos trae sus dificultades. A este respecto, es necesario que todos tomemos conciencia de lo que se puede lograr o impedir sumando fuerzas. La CASTIDAD nos recuerda que todos tenemos afectos, y eso implica: preferencias, amistades más fuertes, heridas del pasado, y todo ello facilita o impide la marcha de nuestras comunidades. Es preciso tener claro el bien común. La OBEDIENCIA nos recuerda que sin líderes, organización y disciplina no se logra nada serio. Ello implica saber posponer uno muchas veces sus opiniones o gustos.

Tema 4. La Eucaristía y la Cruz

Es el amor, finalmente, quien nos sana, nos reconstruye, nos alimenta, nos levanta. Por ello mismo, cuanto más grande es nuestra necesidad, más amor necesitamos. Siendo extremo el daño que causa el pecado, porque nos aparta de nuestro bien propio, hay que decir que necesitamos amor extremo. Según el Evangelio de Juan, ese “amor extremo” se nos ofrece singularmente en el desenlace de la vida de Cristo. Viendo el testimonio de los demás evangelistas, concluimos que la eucaristía, la cruz y la donación del Espíritu son expresión y realidad de ese amor infinito, sin límites, que puede sanarlo todo y que además puede colmar de verdad nuestros anhelos más hondos.

5. Tú necesitas del Espíritu

El Espíritu Santo es el fruto por excelencia del sacrificio de Cristo en su cruz. por eso mismo, el Espíritu trae todo el sabor, al esencia misma de su amor y de su entrega “extrema.” A veces creemos que nos conocemos y que sabemos lo que es mejor para nosotros. A veces creemos que podemos decidir sobre nuestras vidas con autonomía tan grande que basta con proponerse las cosas para lograrlas. Es un poco el mensaje que se vende en la literatura de “auto-superación.” Pero, aunque es saludable tener un pensamiento “positivo” y una actitud optimista, lo que en realidad sabemos de nosotros es como una lamparita en medio de un océano de ignorancia. San Agustín decía que Dios está más dentro de mí que yo mismo. Fiarse del Espíritu es darle a Dios la oportunidad de hacer sus obras a su tamaño y a su placer. No podemos ganar más que cuando lo perdemos todo por Él.

FrayNelson.com





Dejar un comentario