Rezar el Rosario a Diario para Ahuyentar al Maligno – Papa Francisco

7

Rezar el Rosario a Diario para Ahuyentar al Maligno – Papa FranciscoEn la fiesta de la Asunción de la Virgen, en Castel Gandolfo, el Papa Francisco nos recordó que para ahuyentar al maligno hay que rezar el rosario, preferentemente a diario y nos habló de la contribución de la Virgen María a la Iglesia.

María nos acompaña, lucha con nosotros, sostiene a los cristianos en el combate contra las fuerzas del mal. La oración a María, especialmente el rosario.  ¿Tu rezas el rosario todos los días?





7 comentarios para “Rezar el Rosario a Diario para Ahuyentar al Maligno – Papa Francisco”

  1. Lo tomare como concejo lo reso pero no siempre y hay q pedor mucho a la virgen maria para q interceda por nosotros q dios los bendiga

  2. Karen dice:

    Desde mi divorcio y la pérdida de mis angelitos lo único que me ha sostenido en este sufrimiento tan grande es Dios y el rezo del Santo Rosario, las madres que han perdido a sus hijos saben que se te va el corazón, pero he encontrado paz que solo viene de lo Alto.

  3. Martha Tobias dice:

    Nootros si rezamos el Rosario todos los dias en familia y mi testimonio es que comprobado esta de que si ahuyenta al maligno y nos proteje de todo mal.

  4. Martha Tobias dice:

    Yo los exorto para que rezen el Rosario diariamente para asi fortalezer nuestra fe y tambien caminar protegidos por nuestra madre intersectora La Virgen de Guadalupe.

  5. María Teresa dice:

    Es una bendición aprender de nuestra madre la Virgen María

  6. Mª Sagrario dice:

    Oración que hasta los pequeños pueden hacer.
    Importante reflexionar los misterios de cristo y de María.
    La Virgen en todas las apariciones ha encargado rezar esta oracion.

  7. Cndi dice:

    Nuestra santísima madre María nos lleva de la mano a Jesús!
    Le pido al Señor, que me conceda la gracia de poder rezar el
    Rosario todos los días. Igualmente de emular a María en aceptar
    la voluntad de Dios en mi vida, viviendo en humildad y sumisión a su palabra.

Dejar un comentario