De Apasionado Defensor de la Iglesia a Animado Evangélico a Maduro Católico – Testimonio José Luis Vela

53

Testimonio José Luis vela de Apasionado Defensor de la Iglesia a Animado Evangélico a Maduro Católico

En este detallado e interesante testimonio José Luis Vela nos muestra la manera en la que Dios le permite ver que la conversión verdadera es la que nace del corazón. Él, quien fuera miembro de los Apóstoles de la Palabra del Padre Flaviano Amatulli, se decepciona por el antitestimonio de sacerdotes y laicos católicos, por lo que se pasó a las iglesias evangélicas, donde continuará buscando la verdad pero, al poco tiempo se encontró con un mercado de fe, donde se comercia con el evangelio, y esto lo lleva a reflexionar (después de 14 años fuera del catolicismo) que es fundamental la autoridad de la Iglesia de Cristo…

Al desembarcar, Jesús vio toda aquella gente, y sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas sin pastor. Y se puso a enseñarles largamente. Marcos 6, 34

Testimonio escrito

Este testimonio está dedicado a todos mis hermanos Clero y Laicos de La Iglesia Antigua.
En él expongo los motivos que me hicieron desertar de la Iglesia, para ir a recorrer por 14 años el desierto del inmenso mundo religioso, en la búsqueda de respuestas a mis inquietudes donde me convertí en un cristiano evangélico protestante en contra de La Iglesia. Hasta hace 2 meses en que tomé la decisión de volver a La Iglesia Antigua Universal, La Iglesia del Dios vivo columna y apoyo de la Verdad La Iglesia Católica Apostólica Romana.

De la que Dios permitió salir para vivir en carne propia la amargura para conocer lo que siente ser protestante y sentir la humillación de ser despreciado de ser insultado como un hereje como un sectario, hasta que Cristo Jesús tuvo compasión de mí y me levantó el castigo por mi falta de misericordia y comprensión de las debilidades de mis hermanos. Espero sirva de algo para muchos hermanos.

Este testimonio está compuesto de 2 partes mi deserción del catolicismo, y mis vivencias como protestante, hasta el regreso de nuevo a la casa de mi Padre, después de 14 años.

¡Cristo Vive!, Gloria a Cristo.

“Porque todos hemos pecado
y estamos destituidos de la gloria de Dios
y somos rehabilitados por pura gracia y bondad
por medio del arrepentimiento y La Fe
hemos sido rescatados no con oro ni con plata
sino con la sangre preciosa de Nuestro Gran Dios
y Salvador Jesucristo el Hijo de Dios Altísimo.”

Gloria al Padre al Hijo y a Nuestro Señor El Espíritu Santo

Mi nombre es José Luis Vela, de profesión Contador, de 46 años, casado desde hace 26 años y vivo en México.

Mi historia comienza así:

Nací en una familia católica practicante, de origen humilde, mi madre desde joven, y siendo después madre de familia, siempre se dedicó al servicio de la Iglesia católica, daba “doctrina”, era catequista, siempre sirvió a “la iglesia” por lo que tuve una buena formación católica, pues mi madre siempre nos enseñó “el catecismo” y nos llevaba a “misa”.

Mi mamá tenía muy buena amistad con muchos sacerdotes de la “Iglesia” que nos visitaban y hacían de nuestra casa un lugar para reunir gente para enseñar el catecismo y dar la misa en una mesita que mi madre les ponía.

Cuando llegamos a vivir a la colonia, no había “iglesia” por lo que mi madre enseguida se avocó a buscar un terreno y con la aprobación de un sacerdote de la ciudad, se dedicó de lleno a levantar “la iglesia”.

Hacía reuniones con las vecinas, y se empezaron a hacer “kermés”, con ventas de antojitos, se hacían bailes populares etc. para reunir fondos y llevar a cabo la tarea que se había propuesto.

Tenía yo apenas 8 o 10 años cuando junto con mis hermanos ayudaba a mi mamá con estos trabajos, queríamos que se construyera “la iglesia”
Con el paso de los años se logró el objetivo, “la iglesia” se había hecho de material y con techo de concreto.

En ése terreno nos reuníamos en el principio bajo unos árboles, el sacerdote llegaba a dar “misa” pero ahora ya estaba construida con paredes y techo.
Llegó el día de inaugurarla, llegó el Obispo, y se hizo la fiesta con palmas flores y cohetes etc. pero antes de esto vi como ponían en el altar una cajita con un polvo, decían que eran las cenizas de un santo que harían sagrado el altar donde se harían las “misas” ´

Y así pasaron los años, siempre íbamos con mamá cada domingo a la “misa”. Un día papá tuvo un accidente, yo tenía como 15 años y mi mamá me envió a buscar al sacerdote a la iglesia de la ciudad, para llevarlo al hospital, allí vi como mi papá ya no pudo “confesarse” pues estaba en coma, ni siquiera sé si le pudieron dar “el viático” o ultima comunión.
Mi padre murió, y lloré, y a mí me quedó la incertidumbre de saber si mi querido papá estaría con Dios o sufriendo en el Purgatorio y yo no podía hacer nada por él, pues no sabia con cuánto era suficiente para que Dios lo sacara de allí.

Pasaron los años y olvidé todo aquello, me enamoré y me casé.
Al primer año de casado mi esposa iba a tener un bebé. Pero hubo complicaciones, al noveno mes el bebé ya no se movía, nos dijeron que quizás estaba mal, entonces fuimos a la catedral de mi ciudad y allí le pedíamos a Dios y a la Virgen, que nos hiciera el milagro, y que le pondríamos a la niña Asunción ,en honor del nombre de la catedral.

Pero no pasó nada, al nacer mi niña, ya estaba muerta, tenía algunos días de fallecida. No sabía que hacer, mi prima la bautizó así, muerta, yo no sabía si mi hija iría con Dios o al limbo lejos de Dios, no encontraba explicaciones.

Pasaron 6 años, después de ese tiempo mi esposa esperaba un nuevo bebé, y yo me acerqué más a “la iglesia”
Si desde niño siempre me confesaba cada domingo, ahora trataba con todas mis fuerzas de ser mejor y estaba al pendiente de mi conducta, por lo que cada vez que oía misa siempre me confesaba y comulgaba. Era yo un buen católico.

Pero no me contentaba ya, con ser un católico más, sino que le dije a Dios que quería servirle, ya que siempre desde niño le había dicho que yo sería un sacerdote, y no se había podido, pues mis padres no pudieron enviarme al seminario.
Así que ahora siendo casado, yo quería servirle, y quería que Dios me concediera el milagro de que mi hijo naciera bien, y así sucedió.

Un día en el confesionario le dije al sacerdote mi inquietud, yo quería conocer y leer más de Dios, así que me envió a una “iglesia” que tenía una librería.
Entonces me dediqué a comprar libros y más libros católicos, tenía mucha sed de aprender más de Dios, tantos que con el paso de los años me llené de muchos libros.
Pero por más que leía, a tantos autores católicos, catecismos etc. la sed no se apagaba. Estaba lleno de conocimiento, pero eran palabras de hombre.

Habían pasado algunos años, mi bebé crecía, y yo siempre leyendo libros, hasta que un día en la librería encontré un libro que llamó mi atención.

“Diálogo con los Protestantes” del P. Flaviano Amatulli Valente.

Lo leí con mucho interés, había citas de la Biblia, para confrontar las doctrinas protestantes y muchas bases bíblicas que apoyaban la doctrina católica.

Entonces compré mi primera Biblia para leer las citas que se decían. Costaba 45 pesos y la encargada de la librería me permitió pagarla en abonos, tenía al fin una Biblia, mi Biblia Latinoamérica.

Me entusiasmaba mucho el P. Amatulli con su libro porque yo quería aprender más de mi Fe y él la estaba explicando muy bien.

Un día en un “congreso” encontré a unas “hermanas amatullistas” eran varias jóvenes que habían dejado sus casas y sus familias, para dedicarse de lleno a la “defensa de la Fe” venían de algunos pueblos lejanos y vivían en un cuartito que les prestaban, me impactaron mucho, pues sentí mucha compasión por estas jóvenes que a veces no tenían qué comer, y se dedicaban a “defender” la iglesia.

Y seguía aprendiendo, entonces me fui a cursos “amatullistas” de la “defensa de la Fe” hasta que un día me gradué como “apóstol de la palabra” en una ceremonia.

Antes de ser “apóstol de la palabra” hacía algunos años que era yo de los “renovados” pues había estado en la Renovación Carismática Católica, en el año donde el Papa había declarado indulgencias plenarias que traté de “ganar” haciendo lo que nos indicaban en un tiempo que fue dedicado a la Virgen.

En mi búsqueda de Dios también había “pertenecido” años atrás al “Movimiento de Liberación”, en donde un sacerdote todas las noches nos había instruido en la “teología de la liberación” en la cual yo caí sin saber, pues en una misa se nos había invitado a “las pláticas” que no hacían más que fomentar el odio hacia los ricos, al final de varios meses de instrucción me habían nombrado “precursor” entre los “evangelizadores” “proclamadores” etc.

De éstos dos grupos : Renovación Carismática y los de la teología de la Liberación, en los que yo había entrado en mi búsqueda de Dios, sólo encontré que buscaban captar adeptos para su “evangelización” de las masas.

Pero ahora sería diferente decía yo.
Los “apóstoles de la palabra son gente preparada y su fin es ayudar a contrarrestar el protestantismo, que tanto daña a “la iglesia” y yo me sentí llamado por Dios para esta obra.

Dios quiere que yo sea un “apóstol de la palabra” en nombre sonaba bien. Así que me dediqué de lleno a leer todos los libros escritos por el Sr. Flaviano Amatulli : “Dialogo don los protestantes” catolicismo y protestantismo” El sectarismo nos cuestiona” Los testigos de Jehová.”Para ti hermano sabatista”” La luz del Mundo”etc.etc.

Era ya un “apóstol” así que me pusieron a trabajar.
Con coraje rebatía y combatía a los “protestantes” de cualquier denominación o secta, entrábamos a los templos a espiar cómo eran sus doctrinas, para enviar los informes a la sede del Movimiento, de allí se sacaban nuevos libros donde se rebatían todas las doctrinas “herejes” etc.

Entrábamos a las casas de los católicos y les quitábamos las Biblias “protestantes” para canjearlas por Biblias católicas que dábamos en pagos. Luego recogíamos Biblias de protestantes de toda clase, “valeras” etc, un día hicimos mis hermanas “apóstoles” y yo una pira de Biblias y les echamos fuego.

Nos habían sembrado un celo “católico” que nos hacía sentirnos que éramos los “verdaderos” cristianos de la “única iglesia fundada por Cristo”
“Los protestantes” son unos perdidos, se han salido de la “iglesia” y fuera de la “iglesia” no hay salvación.
Aquí tenemos la verdad, tenemos los sacramentos que son los medios que Dios usa para darnos la gracia, tenemos a la Virgen, tenemos la Ostia que no tienen los protestantes.
A un “protestante” nunca le den la razón, ¡aunque la tenga!

Estas eran las frases que nos repetían siempre, así que nunca pensé que pudiera llegar a salirme de la “la iglesia” -aquí estoy seguro- decía.

Pero pasó el tiempo, y un día me avisaron que mi mamá había tenido un accidente y estaba grave.
Llegué a la Cruz Roja pidiendo a Dios que me dejara hablar con ella y no muriera, y así sucedió, todavía pude hablarle.
Mi hermanos ya le habían llevado un sacerdote, se había confesado, y comulgado, pero había algo.
Cuando me quedé solo con ella me dijo: Hijo no me siento bien, y ya me confesó el padre José.
Entonces le dije que iría a buscar a mi amigo el sacerdote franciscano, ellos son frailes de convento y son mas humildes y buenos, te sentirás bien, y procedí a ir a buscarlo para que la “confesara”
Al final el sacerdote dijo a mi madre y a mí que no había porque estar inquietos pues ya le había dado los “santos óleos””ya todo está bien”

Pasaron los días y mi madre seguía sintiendo una inquietud, una incertidumbre.
Todas las noches me tocaba estar cuidándola, y para no dormirme se me ocurrió ponerme a leerle la Biblia.

Después de varios días mi madre perdió la noción y no habló más, quedó muerta en vida, teníamos que darle la comida por una sonda, y así pasó sufriendo varios meses, llena de llagas en su espalda, por estar siempre acostada, sin poder hablar, ni ver, ni oír.

Todas las noches le leía la Biblia con la esperanza de que quizás me oiría y despertaría, hasta que no pude más y le pedí perdón a Dios por haber intervenido en sus planes, por haberle pedido que Dios que
le prolongara la vida, para satisfacer el egoísmo de tenerla conmigo.
Al otro día mi madre murió.

Allí aprendí a no interferir en los planes de Dios, y a poder entender lo que quiere decir “hágase tu voluntad”

Estaba derrumbado, había sido un golpe duro de la vida, así que a partir de entonces me dediqué de lleno al servicio de Dios en “la iglesia”

Seguí al servicio de la “iglesia” como “apóstol de la palabra” pero aquel contacto que había tenido todas las noches y durante varios meses con La Santa Palabra de Dios cuando la leía a mi madre tendría sus frutos.

Todo esto se quedó en el subconsciente y yo seguí mi vida normal.

Continué con “mi lucha” contra los protestantes a quienes retaba cuando los veía metidos por las casas, y con lo que no “dialogaba” sino despreciaba y contendía lleno de ira por sus herejías.

Mi trabajo en la “iglesia”, era recorrer las calles empolvadas de las colonias populares, para llevar el mensaje del “evangelio” visitar las casas buscando parejas que no están “casadas por la iglesia” para llevarlas y darles cursos de preparación para el matrimonio, niños sin bautizar, niños que no han hecho su primera comunión etc.

Luego de captarlos los llevaba a una pequeña iglesia donde mis hermanas y hermanos “apóstoles” nos dedicábamos a darles la preparación necesaria para recibir “los sacramentos”

Me encomendaron un día la iglesia en una iglesia, que reclutara gente que viviera “amancebados” para que se casaran “por la iglesia” así que procedí a recorrer calles de una colonia tocando puertas.

Así se reunió un buen grupo de parejas a las que me tocó instruir para que se casaran en la tradicional ceremonia del 10 de mayo.

Así que me dieron un catecismo y un instructivo de lo que se “debían aprender” y “responder” para cuando el sacerdote los “confesara”

Así que les di el catecismo y el librito, pero aún faltaban muchos días para el 10 de mayo, y una noche le dije a Dios.

Señor ya no sé que enseñarles pues ya les di lo que tenían que repetir cuando los “confiesen”
Así que mañana si tu me ayudas les voy a dar, todos los textos que hablan del matrimonio en la Biblia,
¡ Les voy a enseñar con la Biblia !

En los siguientes días casi todas las parejas ya se habían conseguido una Biblia, y yo les decía los textos que hablaban del la vida de los esposos.

La gente estaba entusiasmada porque leían La “Palabra de Dios” directamente y aprendían muchas cosas, leían con mucho respeto pues estaban leyendo La Biblia.

Aclaro que yo no les interpretaba, sino que siempre les decía “ustedes que entienden, que Dios les dice aquí”

“El que se une a una prostituta se hace un cuerpo con ella, pues Dios dijo serán una sola carne ”
Maridos amad a vuestras esposas…. el que ama a su esposa se ama a sí mismo.
Padres no sean injustos con sus hijos ….hijos amad a vuestros padres…

Las parejas salían de la “iglesia” muy edificados comentando lo que habían leído, se notaban que empezaban a ver las cosas en forma distinta.

Al final cuando se acercaba el 10 de mayo, me dijeron: Hermano José Luis, nos ha gustado mucho lo que ahora hemos aprendido directamente de la Biblia, así que después que pase la fiesta del casamiento, queremos seguir reuniéndonos para seguir aprendiendo lo que Dios nos dice en su Santa Palabra.

Así que paso el día y yo no fui al casamiento, días después del 10 de mayo, me encontré con varias señoras para felicitarlas por su casamiento.

Me dijeron: hermano José Luis, el padre no nos quiso casar.
¿ Porque ? les respondí

Pues mire Ud. sabe que muchas de nosotras somos muy pobres y el joven que atiende la oficina (generalmente protegidos del padre) nos dijo que teníamos que pagar por la alfombra y las flores, le dijimos que nosotros llevaríamos las flores, pero que no nos pusiera alfombra.

Luego al otro día fuimos con el padre para que nos confesara, pero nos hizo muchas preguntas que algunas no pudimos responder, y sólo casó a una señora que si se supo de memoria el catecismo.

Entonces nos dijo: quien los preparó – respondimos el hermano José Luis y nos enseñó muchas cosas de la Biblia, que nos han ayudado a nuestros esposos y a nosotras a conocer más de Dios.
Pues así no los voy a casar.

Así que al final lo que importaba es “repetir” formularios y respuestas preconcebidas para poder casarse.

Como ejemplo la definición de lo que es un sacramento:

“Un sacramento es un signo sensible que nos confiere la gracia.”

Sin embargo la gente pobre de las colonias, que a veces no sabe ni leer ni escribir, la gente de escasos recursos económicos, sociales, y culturales, no saben ni que es Sacramento, ni qué es Signo, qué es Sensible, ni qué es Gracia

Continué sirviendo a “la iglesia”

Una cosa me molestaba, el porque ése muchacho encargado de la oficina que era el “protegido” del padre les pedía cosas a la gente pobre, acostumbrado a estar detrás de un escritorio, no valoraba el gran esfuerzo y trabajo que se hace para llevar a la gente católica a la iglesia para que se acerque a Dios y oiga “misa”

Mucha gente católica no va a misa y vive lejos de la ” iglesia” decía yo.

Terminé mi servicio en esa iglesia, seguí siendo apóstol de la palabra, y me fui a trabajar a otra iglesia”: la de los padres “escolapios”

Volví al trabajo pastoral, ahora sólo, sin mis hermanas que se habían quedado en otra capilla, y empecé a formar nuevamente grupos de oración y lectura de la Biblia, para canalizarlos a la iglesia de los padres escolapios.

Un día llegó a la reunión una señora llorando porque su hijo había muerto. Me dijo:

Hermano José Luis, mi hijo estaba muy grave y fui a buscar al padre pero no quiso ir, cuando murió mi hijo lo fui de nuevo a buscar pero no quiso ir a rezarle algo de “cuerpo presente” .

Finalmente cuando lo íbamos a enterrar le pedí nuevamente que lo fuera a despedir pero me dijo que estaba muy ocupado y que mejor le rezáramos un “rosario”.

Ahora no sé a donde estará mi hijo. si se fue con Dios o está en el Purgatorio.

Entonces yo trate de justificar al padre diciéndole que hay muy pocos y que luego tienen mucho trabajo, y que tuviera confianza en Dios que su hijo ya estaba con Dios.

Al terminar la reunión pasé por la iglesia para ver al padre, pero éste salía muy rápido en su automóvil nuevo, porque era maestro de la mejor Universidad privada para gente rica que hay en esta ciudad y se le hacia tarde para su clase de religión y moral que allí imparte.

Que difícil es entender que el amor no es teoría, sino práctica viva.
El amor al prójimo no se aprende en el seminario.

Pero no me desanimé y seguí adelante “sirviendo” a “mi iglesia”
Porque la gente católica está ávida de conocer más de Dios, el pueblo tiene sed y hambre de Dios.

Pasó el tiempo y seguí adelante a pesar de las injusticias, nunca me saldré de “mi iglesia” al contrario tengo que ayudar, decía.

Un día en una reunión en otra colonia se me acercó una señora y me dijo:

Hermano José Luis yo estoy muy lejos de Dios, y no me puedo acercar a Dios.

Porqué hermanita, dígame usted.

Pues pasa que hace unos años conocí a un hombre y luego pues por mi ignorancia me fui con él ,y el me dijo que nos casaríamos cuando hubiera dinero.

Han pasado los años ya tengo hijos y no nos casamos, un día lo seguí entró a una casa y entendí que el ya es casado y tiene otros hijos más grandes que los míos, y ahora pues no me puedo casar “por la iglesia”

Todo esto se lo dije al padre y el me ha dicho que no puedo “comulgar” pues estoy en “pecado”

Así esta señora me dijo llorando que Dios no la acepta, porque no está casada “por la iglesia” y le niegan “la comunión” y no sabe qué hacer, aunque ella ha sido víctima del engaño de su esposo “la iglesia” la rechaza.

Así que lo único que le dije es que Dios sabe muy bien lo que hay en su corazón, aunque la “iglesia” no le permita “comulgar”

La mayoría de los “sacerdotes” aplican el Código de Derecho Canónico por encima del amor al prójimo.

El amor no se aprende en el seminario.

Pero yo seguí en “mi iglesia” a pesar de estas cosas. Llego el año 1990, el Señor tenía sus planes. Me había dedicado mucho tiempo de lleno al servicio de “mi iglesia”

Ya daba conferencias en varias iglesias, y hasta se me concedió sin pedirlo, llegar predicar durante siete días en la misma iglesia donde me había casado en 1977

Para entonces me tocaba renovar “mi promesa” como “apóstol de la palabra” en el movimiento del padre Amatulli.

Pero no quise seguir trabajando en las iglesias donde hubiera sacerdotes salidos del seminario, ahora trabajaría en la iglesia franciscana.

Allí hay sacerdotes que son “frailes” salidos del convento, son más humildes, generosos, y buenos, decía yo.

Para entonces mi amigo Ángel un sacerdote de 60 años con quien conservo amistad hasta la fecha ya lo habían cambiado a otra “provincia” como le llaman ellos, así que los sacerdotes franciscanos que estaban encargados de ésa iglesia no me conocían.

Mi interés de trabajar con los franciscanos, surgía de mi gran admiración por San Francisco de Asís, pues desde niño siempre quise ser como él.
Había visto una película de él, cuando era niño y me gustaba ver su hábito café y gran amor por los pobres, el cómo Dios le había dado los estigmas y su valor para vivir el Evangelio tal como lo leía en La Escritura.

Así que desde hacía años frecuentaba la iglesia franciscana, oía misa, a veces hasta dos, una misa tras otra, y me quedaba mucho tiempo solo en la iglesia rezando “laudes” y “vísperas” pensando en las cosas de Dios.

Llegué y me presenté con el padre superior y le dije mi intención como “apóstol de la palabra” de salir a buscar a la gente que no iba a misa, haciendo grupos de oración por las casas e invitando a todos para que se acercaran a “la iglesia” . Y me dio su consentimiento.

Hasta aquí una pausa, para decir que mi búsqueda intelectual de Dios siempre siguió, seguía leyendo libros, estaba por ésa época las apariciones de la virgen en Medugorie, con sus mensajes de los 6 videntes, toda esta apología escrita con mensajes a cada rato los leía con avidez y coleccionaba todos y cada uno de los mensajes.

Los libros, “La virgen está en Medugorie” y demás influenciaron para investigar las demás apariciones como la de Fátima, con sus 3 secretos y las “Advertencias Marianas a la humanidad” en especial sobre el 3er secreto de Fátima, toda esta literatura incluyendo los libros de San Alfonso María de Ligorio con “Las glorias de maría” etc. me habían hecho un defensor de María que nadie podía rebatir.

Recuerdo que tan influenciado estaba con el 3er secreto de Fátima, que un día de La Candelaria siendo ya las siete de la noche salí corriendo a la iglesia para que me “bendijeran” algunas velas.
Pues había leído que en los 3 días de oscuridad “solo las velas benditas alumbrarán” pues la virgen “ya no aguanta el brazo de su Hijo que ya quiere castigar a la humanidad etc.

Creo que leí toda clase de literatura católica incluyendo “La historia de la iglesia” La Didaké de los apóstoles, Cartas de San Ignacio en su camino al martirio, El pastor de hermas, San Cipriano, San Basilio en Grande con su tratado sobre el Espíritu santo, algunas Encíclicas de Juan 23 y Paulo 6o etc. etc.

Mi mente estaba saturada de catolicismo, ¿ Cómo iba yo a salirme de “la iglesia” ?

El tiempo se acercaba y los acontecimientos se preparaban en un cambio tan sorprendente que no es fácil de explicar.

Mi mente seguía llenándose de toda clase de lecturas católicas pues siendo católico no creía nada que no estuviera aprobado “nihil obstat”
Todo lo demás eras “herejías” de las sectas que quieren “destruir” la iglesia”

Pues entonces empecé a trabajar en aquella “iglesia franciscana” el sacerdote me dijo: ¿ Tú sólo ?
Le contesté sí, y voy a ir por las casa a buscar a los que ya no vienen a la “misa” y si me encuentro con los “protestantes” estoy preparado para contestarles y para convencerlos para que regresen a la iglesia.

Y así empezaron a llegar más gente a aquella iglesia, y yo seguía llevándoles el mensaje hasta sus hogares haciendo reuniones de oración, y de lectura de la Biblia, exhortándoles a ir a la misa.

Y pasó el tiempo, un día en una reunión en una casa, se me acercó un viejito.
El viejito tenía más de 80 años y me dijo:
Yo quiero acercarme a la iglesia, tengo muchos años que no “oigo misa, pero me da miedo acercarme al sacerdote y no sé qué debo hacer.

Apenas podía caminar usando un bastoncito, así que le dije:
Dígale a su familia que lo lleve a la iglesia mañana en la tarde que yo voy a estar allí, hablaré con el sacerdote para que lo “confiese” especialmente a esa hora.
Así que hable con el sacerdote y le expuse el caso.

Cuando llegó el viejito que era muy pobre, le dije que no tuviera miedo que yo iba a estar rezando por él para que Dios le perdonara, y lo llevé al confesionario, donde el padre lo esperaba.
Después de un largo tiempo, vi venir al viejito llorando.
Le pregunté que había pasado, y me dijo llorando como un niño :
No me quiso perdonar
Pues yo le dije: el sacerdote sus motivos tendrá, pero si usted verdaderamente está arrepentido Dios si lo ha perdonado.

Cuando “la iglesia” aplica sus leyes se olvida del amor, del perdón y la misericordia.

“Nunca me saldré aunque vea malos ejemplos” siempre decía, continué mi labor pastoral, y pasaron los meses.

Hasta que llegó un día en que me pidieron que diera un curso de “protestantismo y defensa de la fe” en aquella iglesia, el sacerdote lo anunció en las misas y la gente se preparó para los siete días continuos en que me pasé horas tras horas explicando y refutando las doctrinas anticatólicas.

La gente estaba enardecida, ” ahora sí ya podemos defendernos de esos protestantes porque ya sabemos como responderles .”

Los franciscanos escuchaban y estaban felices, la gente llenaba la iglesia, y al terminar el curso querían más y más.

El padre superior, les dijo que no se podía seguir usando la iglesia porque había otras actividades que tenían que seguirse.

Pero la gente le pidió permiso al sacerdote para seguir reuniéndonos en una casa, “esto ya no lo dejamos queremos saber y conocer más.”
Sin embargo este “conocimiento” no nos llevaba a ser mejores cristianos, sino que nos llenaba de soberbia y altivez pues ya “sabíamos” y nadie nos iba a convencer de irnos a una secta.

Todo lo que sembraba provocaba contiendas y odio hacia los “protestantes herejes” pero estaba bien porque se “defendía a la iglesia”

Y así empezamos nuestras reuniones en las que por más de seis meses les transmití todo lo que había aprendido con respecto a la defensa de la fe.

Siempre llevaba mis “papelitos” donde estaban apuntadas las citas que convenían a lo que iba a predicar, por ejemplo MT 16,18 MT 28,19 etc

Ahora entiendo que cuando uno se hace una idea de Dios y luego busca en la Biblia las citas que apoyen esta idea, no se está buscando hacer la voluntad de Dios, sino la voluntad del hombre.

Así que se usaba la Biblia como un menú de un restaurante para escoger los textos, sacados de su contexto para apoyar ciertas ideas.

Pero pasados los seis meses de ardua “evangelización” se me acabaron los temas, las citas y los papelitos en que apuntaba lo que convenía a “mi iglesia”

Pero la gente pedía y pedía, más.
Para entonces todos usábamos la Biblia Latinoamérica en nuestras reuniones.

Un día llegando de noche a la casa empecé a orar y le dije a Dios
“Señor, se me acabaron los temas y no sé que les voy a enseñar mañana, así que si tú me ayudas, Yo voy a decir lo que tú me pongas cuando abra la Biblia, así como hacía San Francisco y le contestabas.

Al otro día cuando estábamos en la reunión una señora me dijo: hermano háblenos del rosario. Y yo abrí mi Biblia como le había dicho a Dios y lo primero que encontré fue:
“cuando oren no usan vanas repeticiones como hacen los paganos”

Todos leyeron esto y les dije, ustedes que opinan de lo que nos dice Dios en este texto.
Nadie respondió. Yo mismo estaba sorprendido y no sabía que hacer ni qué decir.

Y así fueron pasando muchas otras cosas, un día al abrir la Biblia encontramos el texto que dice :
Hay un solo mediador entre Dios y los hombres,
y otra vez, Jesucristo está sentado a la derecha de Dios rogando por nosotros.

Todo esto nos enmudecía, y no comentábamos nada
Pasó un año de reuniones y de lectura de la Biblia.
Cada vez estábamos más sorprendidos pero nadie del grupo se atrevía a decir nada.

Un día se volvió a leer el texto de las vanas repeticiones y una señora se armó de valor y nos dijo que Dios nos estaba hablando a todos y que todo lo que leíamos venía de Dios.

Yo no pude seguir callando y les dije a todos:

Si continuamos leyendo la Biblia nos vamos a quedar fuera de “la iglesia” y ¿adónde vamos a ir?

Yo por mi parte aquí le paro, no quiero saber más, pues tenía mucho miedo de lo que iba estaba pasando.

Pero otra señora muy valiente nos dijo a todos:
Hermanos vamos a orar y pedirle a Dios que nos ayude, y a partir de ése día todos juntos hicimos una profesión de Fe.

“Señor Jesucristo no sabemos que vamos a hacer, pero nos entregamos a ti, recíbenos te aceptamos que sólo tú eres la Verdad y la vida queremos seguir tu camino, mándanos tu Espíritu Santo para que nos guíe a toda verdad.

Algunas hermanas no sabían que hacer, habíamos comentado y buscado juntos muchas cosas, y Dios nos había dado las respuestas. Pero era algo muy difícil de creer.

Nos preguntábamos:
¿Entonces ya no somos católicos? a donde vamos a ir si todos los protestantes están mal.
No será nuestra imaginación, ¿Y si estamos creando una secta? miles de preguntas se agolpaban en mi mente.

Así que despues de varios meses decidimos dejar de reunirnos todos los hermanos y nos despedimos, nunca más nos volveríamos a reunir, porque todo esto nos estaba llevando fuera de “la iglesia” y teníamos miedo.

Caí en un estado de depresión, todo mi mundo religioso se vino abajo, ya no era católico, ya no era nada.

Ya no sabía a quién creer, si a la Biblia o a la iglesia.

Toda la jactancia del saber, del conocimiento estaba humillada, Dios me había golpeado muy duro, estaba vencido por La Santa Palabra de Dios pues no podía ir en contra de mi propia conciencia.

No tenía ya iglesia, no tenía nada, sólo me quedaba mi Fe en Dios.

Pasaban los meses y me iba a trabajar mecánicamente y llegaba a la casa y me tiraba en cama con la vista perdida, nada me importaba caí en un estado depresivo que duró mucho tiempo.
Todo mi mundo se había venido abajo.

En aquella depresión tan fuerte, nada me importaba, toda mi religión estaba deshecha, devastada.

Me aferraba únicamente a Dios, decía solo tú Señor eres Verdad, de ti nunca seré defraudado.

Un día mi esposa me dijo, ¿por qué no vas y buscas a las señoras que se reunían y hablas con ellas ?. Entonces me levanté tomé mi Biblia, que tenía olvidada y me fui a buscar a mis hermanas.

Al llegar a la casa de la Sra. Ángeles la encontré y me dijo:
Hermano José Luis, nada me interesa, mi esposo me ha llevado al psicólogo pero nada me importa, solo estoy tirada en cama con la mirada fija.
Ella también había caído en un estado depresivo.

Entonces le conté que a mí me sucedía lo mismo, que ya no había vuelto a leer La Biblia por todo lo que había pasado.

Habíamos pasado meses sin leer La Palabra, entonces llorando le pedimos a Dios que nos levantara y empezamos a leer nuevamente La Santa Palabra de Dios.

Empezando a leer, Nuestro Señor El Espíritu Santo nos dio consuelo y nos dio nuevamente vida, alegría y gozo, y una Fe Viva, fundamentada únicamente en Jesucristo el Hijo de Dios Vivo.
¡ Gloria a Dios por su gran amor !

Juntos pasamos 3 años reuniéndonos en su casa, las hermanas iban a “la iglesia” a compartir un poco de lo que Dios nos daba, hasta que definitivamente dejaron de hacerlo, la gente estaba aferrada a sus devociones locales, y nosotros estábamos “mal” porque al sacerdote le llamábamos hermano.

Empezamos a vivir cada quien una oposición cerrada tanto de amigos, y familiares, que nos censuraban y ofendían, debido a su falta de comprensión de las cosas de Dios.

José Luis ya es “hermano”, con risas y burlas, otros decían: dicen que ahora es “hermano separado” ¡que tristeza!
En esos tres años de lectura de La Biblia, Dios nos hizo comprender muchas cosas, que antes no habíamos siquiera imaginado.

Un día les dije a las hermanas – Yo voy a buscar si hay personas que piensen más o menos, como nosotros hemos entendido, no creo que seamos solo nosotros.

La hermana Ángeles me dijo:
A dónde vas a ir hermano, no te vayas a meter a una secta.
Lo que Dios nos ha dado es algo muy grande y muy hermoso y creemos que debemos guardarlo y vivirlo y no dárselo a cualquiera.

Pero yo empecé a buscar hermanos en Cristo.
Habiendo conocido como “apóstol de la palabra” todas las doctrinas de las sectas era fácil rebatir sus herejías y reconocer sus desviaciones.

Empecé mi búsqueda de hermanos, para ver si a lo mejor estábamos mal y estábamos formando una secta.
El orgullo, el egoísmo el sentirse mejor que los demás es lo que ha llevado a formar las sectas decía yo.
Así que no pienso formar ninguna.

Tengo que ver, si lo que yo creo que es Dios, es realmente de Dios y no del enemigo.
Los testigos, los mormones, los sabatizas, luz del mundo etc. estaban descartados.
En “la iglesia” tradicional no nos quieren.
¿ Donde habrá gente que crea como hemos entendido ?
Decidí, orar y esperar, pero siempre había una incertidumbre.

Un día me metí en una iglesia evangélica, al terminar el “servicio” el pastor me saludó y platicamos, al final me dijo usando la Biblia = sométete a tus pastores, y aquí yo soy el Pastor.

Entonces dije, yo no puedo ir en contra de mi conciencia, y si no puedo someterme a mis “pastores” de “la iglesia” católica porque no quieren obedecer la Palabra de Dios, como voy a someterme a este Señor si no lo conozco, y se ve tan lleno de soberbia.
Esta experiencia me hizo no volver a buscar más por mi cuenta.

Las hermanas me dijeron, ya ves hermano, mejor nos quedamos así como estamos, hay que amar a Dios y al prójimo, hacer el bien y vivir en paz, cada quien con su familia.

Pasó el tiempo.
Una vez al salir de mi trabajo en la noche, vi una iglesita abierta y por curiosidad me metí y me senté hasta atrás en las últimas bancas.
Me sentía raro en aquel ambiente con paredes sin imágenes

Empecé a analizar, primero las paredes, no había estatuas, ni pinturas, la gente se arrodillaba a un lado de la banca, algunos ponían la frente en el suelo, algunos lloraban en silencio, y no había nadie dirigiendo, todo estaba en silencio.

Hasta que uno de los que lloraba en silencio, se puso al frente y pidió que todos tomaran sus Biblias, era el pastor.
Una señora vino a mí, me prestó su Biblia, y se fue adelante.
Entonces el pastor dijo que buscáramos un párrafo de la Biblia, que todos leímos, al final nos sentamos.

Entonces empezó un análisis de lo que se había leído, y algunos hermanos levantaban la mano para comentar lo que Dios les decía a cada quien en su corazón, y que al final concluía en una misma edificación para todos.
Ésa era la misma forma que sin querer habíamos usado cuando empezamos a leer La Biblia mis hermanas y yo.

Lo más sorprendente fue que el tema tenía que ver con lo mismo que habíamos aprendido y corroboraba lo que nosotros creíamos de ese mismo párrafo que tenía que ver con la salvación y el arrepentimiento.

Después empezaron a cantar cantos que alababan a Cristo, y al final antes de que terminara me retiré de allí.
Me fui pensando muchas cosas.

Había cierta inquietud en mí, no podía olvidar lo que había visto en aquella iglesia, así que decidí volver una vez más.

Siendo apóstol de la palabra me había infiltrado antes en los “salones del reino” de los testigos, con los de la luz del mundo y otros grupos, para estudiar sus doctrinas y refutarlas, me había encontrado con su hipocresía religiosa, con sus saludos sonrientes y falsos, que sólo buscaban la presa para “adoctrinarla” y someterla a la secta.

Pero en esta iglesita era distinto, los “hermanos” me miraban, a veces me sonreían y no se abalanzaban sobre mí para “discipularme.
Al final del “servicio” sólo algunos se despedían y me decían que “Dios lo bendiga”

Yo siempre estaba a la defensiva, esperaba un trato proselitista, pero no llegaba, solo alguna persona se me acercaba para prestarme una Biblia.

Así que las siguientes veces que asistí, me fui calmando y conociendo a esta gente. Pasaba el tiempo y en cada reunión Dios me confirmaba muchas cosas que ya me había enseñado con su Santa Palabra.

Esta gente tenía la mayoría de las cosas que yo había aprendido con mis hermanas con las reuniones de la lectura de la Biblia.

Toda era tan diferente a “mi iglesia católica” y lo describiré:
La gente empezaba a llegar a las 6 o 7 de la noche, algunos cansados de su trabajo, y se ponían a orar, no había rezos pues cada quien hablaba a Dios como sentía y en voz baja, apenas audible, se sentía raro porque cada quien lo hacia arrodillado, algunos cansados ponían la frente en el suelo, no había ninguna imagen, y yo me preguntaba ¿como saben a quien le hablan? un día alguien me dijo: “andamos por fe no por vista” y sabemos que Cristo prometió escuchar nuestras plegarias.

Después de un rato, el pastor que también estaba como un hermano más, se levantaba y pedía a Dios que nos dirigiera y nos diera el pan de cada día, yo me acordaba de que no solo de “pan” vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios, a éste pan se refería.

Después de la lectura y de la participación del pastor y los hermanos, se entonaban cantos, todos sin excepción cantaban sin pena, por gratitud alababan a Cristo, al final, el que quería dar algo, pasaba a dejarlo a una mesita.
Luego había peticiones en que los hermanos exponían sus carencias y necesidades que ponían en manos de Dios.

Luego venían los testimonios donde muchos con alegría daban gracias a Dios por sus respuestas y milagros y bendiciones en su vida.

Todo era espontáneo, no había simulaciones ni frases repetitivas.

Acostumbrado a la “misa” donde todo está calculado, frases mecánicas, frías, donde a veces ni respondemos y repetimos sin pensar, parados, después sentados, etc. la homilía, el salmo responsorial, daos fraternalmente la paz, etc.

Aquí al final del “servicio” nos deseábamos de corazón la bendición de Dios, algunos se abrazaban, otros lloraban, y otros alababan al Señor como dice un canto.

Los domingos era diferente, a las 10 de la mañana, acudían las familias, los padres y los adultos en el lugar de siempre, los jóvenes y niños se reunían en otra parte donde una “hermana o hermano” siguiendo los mismos ideales como con los adultos, se les daba la Palabra de Dios según su entendimiento.

Todo era con la Santa Palabra de Dios, no enseñaban nada que no estuviera escrito en La Escritura.

Al final de esta reunión llamada “La Escuela dominical” nos reuníamos todos, niños jóvenes y adultos y cada quien decía con la Biblia, lo que habían aprendido, hasta los niños, y en una explosión de alegría y gozo causada por el gusto de ver a los niños y los jóvenes hablando palabras de Dios, cantábamos todos ayudados con un pianito viejo que tenía el hermano pastor.

La iglesia tenía afuera ,pintado en la pared : El calvario
Con el tiempo supe que era una iglesia evangélica independiente.
Con el paso del tiempo después de haberlo pensado muy bien, y sabiendo que no había nada en contra de la Verdad de Dios contenida en La Escritura, empecé a llevar a mi esposa y a mi hijo a la iglesia.

Allí después de un tiempo, un mañana mi esposa llorando se arrodilló en el altar y quiso recibir a Cristo en su corazón, quería ser diferente, y buscar más de Dios.

Mi hijo en la escuelita dominical fue aprendiendo a conocer de Dios a través de su Santa Palabra.
Bendito y glorioso sea Dios.

Tres años permanecimos en aquella iglesia conociendo y aprendiendo como vivir la vida cristiana. Hasta que tuvimos que salir.

Como una pausa debo decir lo siguiente:

En el tiempo en que lleno de ira, defendía de la Fe católica, como “apóstol de la palabra”, nos decían que iba a venir un presidente en México que iba a ayudar mucho a “la iglesia”

Efectivamente fue así, pues como “apóstol de la palabra” siempre nos encargaban infiltrarnos en todas las religiones, para enviar informes a la sede del movimiento, lo más importante era hacer “censos”, o sea que reportábamos cuántas iglesias, sectas, organizaciones etc. había en cada colonia, en cada calle etc. con sus respectivas doctrinas.

Pero aquí en México el gobierno nos facilitó el trabajo pues creó la Ley de Asociaciones Religiosas por la cual todo templo, iglesia, o asociación religiosa tenía que inscribirse en Gobernación para poder tener un registro en donde se detallaba cuál era su domicilio, cuales eran sus doctrinas y organización, etc,
El que no lo hiciera estaría fuera de La Ley con sus respectivas consecuencias.

Así que la iglesia católica puede aquí, saber bien cuantas iglesias, sectas u organizaciones religiosas hay.

Estando así las cosas, pasados tres años en aquella iglesita, el pastor que sabía mi historia, pues nos habíamos hecho amigos, me dijo que nuestra “iglesita” tenía que registrarse.

El problema era que no podía registrarse en forma autónoma, pues constaba tan solo de 160 miembros, y el gobierno exigía que todas las congregaciones tenían que fundirse en grupos mayores, para ser representativas, si no no recibirían el registro en Gobernación.

Así que el hermano pastor tuvo que buscar un grupo mayor al cual se fundiría para poder “pertenecer” a éste y recibir el registro.

Ésa fue la causa del tropiezo, pues una vez afiliado a una organización que tenía su sede en la ciudad de México, empezaron las presiones de los “dirigentes” que le habían hecho un “favor” a la iglesita para su registro.

A partir de allí empezaron desde México a presionar para que les mandaran “diezmos” y dinero, llegaron “predicadores” que traían toda clase de doctrinas extrañas, exigieron piano nuevo, e instalaciones que la mayoría de los hermanos no podían solventar.

Se empezó a exigir cada semana una cantidad fija de dinero por cada miembro, y todo lo que El Espíritu Santo había sembrado se vino abajo cuando trajeron doctrinas extrañas, en un show de gritos, ruido, instrumentos ruidosos y toda clase de predicaciones basadas en sueños, imaginaciones, y fantasías.

En aquel ambiente una hermana me dio la dirección de un ex-sacerdote católico, que había abrazado el Evangelio, y que vivía en una ciudad cercana.
Quería conocerlo y que me dijera :
¡ Qué es lo que hace uno, cuando ya no puede ser católico, adónde ir!

Un día me dirigí a esa ciudad, buscando la dirección, y llegué a una casa donde me recibió el ex-sacerdote “convertido” al Evangelio de Cristo.

Era una persona de más de 50 años, según supe después había sido sacerdote por más de 25 años y en toda esa ciudad era conocido por su gran labor que había hecho en los pueblos circunvecinos, era una persona que había trabajado mucho para “la iglesia” y era muy querido por los mismos católicos.

Cuando le pregunté porqué se había salido de “la iglesia” me dijo, hermanito fue un largo camino que tuve que recorrer en mi búsqueda para poder vivir la voluntad de Dios.

El hermano Cuper, había predicado con la Biblia había notado el poder transformador que La palabra de Dios tiene para todo aquel que busca sinceramente hacer la voluntad de Dios, aquel sacerdote durante mucho tiempo había tenido un conflicto interno pues su conciencia le decía lo que era lo correcto, sin embargo su investidura sacerdotal le impedía ser sincero consigo mismo.

El evangelio tiene un poder transformador en las mentes de los que se humillan ante Dios y que desean ser como niños, que buscan ansiosamente la leche espiritual.

El Espíritu Santo prometido por Cristo viene en auxilio de todo aquel que se acerca con el corazón contrito y humillado buscando el perdón de sus pecados, por la sangre derramada de Nuestro Salvador Jesucristo.

La Fe viva en Cristo, rompe toda atadura, y nos lleva a buscar a Nuestro Único Mediador y Salvador que dio su vida por nosotros, sin ningún intermediario, en un encuentro pleno de cada alma con su Creador.

La Sagrada Escritura tiene el mensaje de Dios a los hombres, y el que tuvo a bien inspirarla, Nuestro Bendito Señor El Espíritu Santo, es el único capacitado para decirnos lo que Él mismo, quiso plasmar en cada palabra, en cada versículo, en cada capitulo.

Dirán ustedes amigos, que cualquiera puede decirse “que es guiado por El Espíritu Santo” y que por eso hay multitud de interpretaciones.

La Sagrada Escritura es un todo, compacto, Antiguo y Nuevo Testamento.
El que ha nacido del Espíritu, se deja guiar por El Espíritu Santo Intérprete, y las cosas que son del Espíritu las encontrará en cada frase, en cada palabra de cualquier hijo de Dios, pues el Espíritu nos recuerda cada una de sus palabras, que están en la mente de cada uno de los que son hijos de Dios.

Por eso empecé a comprender, porqué, lo que había escuchado en aquella “iglesita”, concordaba perfectamente con lo que en nuestras reuniones como católicos habíamos entendido.

El hermano Cuper, me abrazó, encomendándome a Dios, en una oración espontánea que brotó desde el fondo del corazón, tenía que despedirse pues iba a salir, a seguir predicando El Evangelio de Cristo, en las rancherías cercanas donde ya era conocido y querido por los pobres, que no entendían de reglamentos eclesiásticos y demás teorías.

Me recuerda a San Francisco de Asís en el siglo 12 cuya única regla era “vivir el Evangelio” dando ejemplo a los eclesiásticos de su tiempo.

Varias veces regresé a ésa ciudad, a seguir platicando con él, me explicó el gran esfuerzo de la Reforma del siglo 16, por volver a la Fuentes del cristianismo, por tratar de seguir los pasos de la primitiva iglesia apostólica y que nos relata San Lucas en el Libro de Hechos.
Me habló de los ataques del enemigo a todas las iglesias que el Espíritu Santo ha levantado en los últimos tiempos, de Aquel que sostiene a las iglesias, como está plasmado en el Libro de Apocalipsis Cáp. 2, y del gran amor de Cristo por su pueblo, por su iglesia que no es una institución religiosa sino un pueblo de hijos del Dios Vivo.

Hasta aquí tenía muchas cosas en qué pensar.
Como el ser humano común que soy, después de éstas entrevistas con mi hermano Cuper, en mi alma se arremolinaban toda clase de pensamientos, estaba entrando a una segunda crisis de identidad, diferenciada de la primera crisis existencial de hacía 6 años, cuando había encontrado que la doctrina de mi iglesia chocaba contra la Palabra de Dios.

Primeramente había tomado una decisión La Biblia o “la iglesia” y había preferido obedecer primero a Dios.

Ahora esta nueva crisis de identidad, me preguntaba cuál era la verdadera iglesia de Dios.
Durante mucho tiempo había servido a “la iglesia” la había defendido hasta el paroxismo, mi vida había sido “servir a mi iglesia”
Ahora estaba confuso pues ya nada concordaba.

Vino a mi memoria Salomón cuando le dijo a David su padre: ¿como sabré distinguir la verdad y cómo obtendré la sabiduría para guiar a mi pueblo ?
y David le respondió.- Hijo siempre hazle caso a tu corazón y a tu conciencia.

Había comprendido que el corazón no se equivoca, y Dios no puede ir en contra de nuestra conciencia, pues por algo, Dios nos dio la conciencia y la inteligencia.

Así que empecé a leer en oración el Libro de Hechos, allí se nos enseña cómo era la Primitiva Iglesia Apostólica, con sus iglesias locales que después de fundarlas, los apóstoles las encomendaban al Espíritu Santo.
Eran una hermandad de ekklesias, congregaciones o comunidades de creyentes que conformaban el nuevo pueblo santo de Dios que es la esposa, La Iglesia de Cristo.

El libro del Apocalipsis nos enseña que Cristo está en medio de los siete candeleros de oro,(Ap. Cáp. 1 vers 12-20) sosteniendo las iglesias, consolándolas y también amonestándolas en sus desviaciones, exhortándoles al arrepentimiento y si no se arrepienten de sus malas obras será removido su candelero ( Ap. Cáp., 1 ver 5 ) que significa la extinción de ésa comunidad o ekkleisa.

En sus mensajes a las iglesias, Jesús resucitado dice:
El que tenga oídos escuche lo que El Espíritu dice a las iglesias.

Hasta aquí comprendí que “mi iglesia católica” necesitaba reconsiderar muchas cosas que se han incrustado en su doctrina a través de los siglos en su contacto con los reyes de la tierra, culturas, lenguas y pueblos.

¿ Pero quién puede decirle a mi ” iglesia católica” que necesita volver a las fuentes del primitivo cristianismo apostólico ?
¿Quien puede tener la autoridad para ser oído ?
Sólo Cristo Vivo y su Santo Espíritu a través de La Palabra del Padre

Volvamos todos a la fuente, a La Escritura, a La Santa Palabra en que Dios nos ha manifestado su voluntad.

El Espíritu Santo nos presentará únicamente a Cristo, rebatirá las mentiras del mundo mostrará cual es el pecado, quién es el Justo y quien es condenado (Evangelio de Juan Cáp. 16 vers 7 al 14)

Volví nuevamente a releer la “Historia de la La Iglesia”.

Cómo fue que “la primitiva iglesia” había llegado a ser lo que es hoy.
¿ Porqué muchas cosas que hoy se enseñan no concuerdan con La Escritura ?

¿ Por qué Dios no ha restablecido la Verdad del Evangelio desechando toda doctrina humana ?

La “historia de la iglesia”, me dio la respuesta, de que Dios siempre ha hablado a “la iglesia que hoy llamamos “católica”

Una pausa para decir que en el libro de las cartas de San Ignacio de Antioquia en su camino al martirio encontramos la palabra “católica” que significa “universal” y que San Ignacio usó para definir el campo de acción de la Iglesia, y que ahora se usa para identificar a una sola iglesia con sede en Roma, que en tiempo de San Ignacio no era considerada como la conocemos ahora. Ignacio se refería al pueblo santo de Dios, la Iglesia de Cristo, que existía en muchas partes del imperio, y que moría martirizado en el coliseo romano .

Pero considerando “a la iglesia católica” como iglesia de Dios, encontré que Dios siempre le ha hablado pero al igual que los dirigentes de Israel, que no han sabido reconocer cuando Dios les llama a la conversión

Durante muchos siglos Dios siempre le ha hablado a través de gente no eclesiástica, a través de sus propios hijos, que la misma “iglesia” no ha sabido entender y les ha quitado la vida.

Juan de Huss, que murió quemado en el siglo 11 por proclamar el evangelio, San Francisco de Asís que protestó desde adentro al proclamar que su única regla de vida era “vivir el Evangelio” en el siglo 12, y que después de su muerte su orden fue transformada y su regla abolida.

Muchos más dieron sus vidas muriendo quemados, y torturados, tratando de hacer oír la voz de Dios desde dentro de “la iglesia”, hasta que en el siglo 16 vino la ruptura total y el pueblo de Dios, llegó a la separación como en el antiguo Israel dividido en las diez tribus del reino del norte, y el reino de Judá.

Los creyentes buscaron hacer la voluntad de Dios en La Escritura, y ya no en una institución.

Después de la cautividad, empezaron la reconstrucción del Templo vivo: los creyentes en Cristo, tal como había sucedido con Esdras y Nehemías en Israel.

Pretendían volver a la fuente del cristianismo: La Escritura.

La historia nos cuenta que El Papa Julio “el papa guerrero” que iba al frente de sus ejércitos y los llevaba a la guerra tuvo la ambición de construir una Nueva Basílica en Roma, pero lo sorprendió la muerte, aun con los primero planos.

A su Sucesor León le tocó la tarea de destruir la antigua Basílica de San Pedro construida por el emperador romano Constantino.

Y construir una Nueva basílica de San Pedro, pero a base del esfuerzo y trabajo del pueblo, pretendía hacer la Iglesia Más Grande del Mundo, y lo consiguió.
El pago fue la fragmentación de la iglesia.

Convoco a sacar del “tesoro espiritual de la iglesia” las indulgencias que se proclamaban para obtener fondos.

Un fraile Agustino, que predicaba la conversión y el arrepentimiento a sus fieles, exhortándolos a vivir en el temor de Dios, al encontrarse un día con uno de sus fieles que llevaba una vida licenciosa, trató de persuadirlo de su mala conducta, a lo que éste contestó sacando con la mano un papel,.- “para qué me reprende, si yo ya compré mi indulgencia”

Al oír que el predicador Tetzel autorizado por el Papa León ofrecía el perdón de Dios comprado, ésa fue la chispa que incendió la Reforma.

La “iglesia” había llegado al límite.
El abuso del poder estaba en su punto más alto.

Con el paso del tiempo la “iglesia” al fin terminó su gran obra,
La Basílica de San Pedro, que es la iglesia con la cúpula más grande del mundo.

El precio había sido muy alto, había una escisión que se extendería con el paso de los siglos.

Cada vez que veo La Basílica de San Pedro con sus columnas y su monumental atrio donde el Papa sale a bendecir a sus fieles, me pregunto
¿Valió la pena?

El celo religioso, opacó el amor. La misericordia huyó de mí. Y surgió el juez. Empecé a “descubrir” los errores de los demás. La Iglesia católica ¡también estaba equivocada!
Y sólo el Apóstol de la Palabra, estaba en la verdad.

El velo de la sabiduría humana había sido puesto y mis ojos necesitaban un colirio
pues como yo decía “ver” en esto se reflejaba mi pecado :Era mi propia justicia (Juan 9,40-41)

Entonces fui conducido al desierto de la vida a deambular y a vivir en aquel vacío que da el personalismo de la vanagloria letrista despojado del calor de la comunidad. Y me salí voluntariamente de la Iglesia Católica.

El rencor se apoderó de mí, había dejado de creer en la buena voluntad de la Iglesia, pues creía haber sido “engañado” y yo quería una Iglesia perfecta, sin mancha, ni arruga, casi celestial.

No había podido asimilar la paciencia de la Iglesia Católica para con los débiles y sin conocimiento para los que no saben leer Biblia y necesitan aún rudimentos para su Fe.

No podía tolerar que La Iglesia Católica les diera leche y no el alimento sólido de los adultos espirituales. me había convertido en un fariseo letrado e inmisericorde.

Pero a mí letra me estaba dando la muerte y necesitaba el amor de El Espíritu de Dios
pues no discernía con justo juicio y juzgaba según la carne (Juan 8,15)

En aquella condición permanecí por 3 años en la soledad, alimentándome con La Biblia
desconfiando de La Iglesia y de las iglesias, pues sólo yo, “conocía”, algo de la verdad.
y todos los demás estaban equivocados. Era un naufrago viviendo en una isla después de haber pasado la tempestad que me había arrojado al mar.

Recuerdo aquella tarde en que estando tan decepcionado por lo que consideraba que estaba mal en La Iglesia Católica me entregué a Cristo Jesús, pidiendo ser conducido sólo por Él

Orando pedía al Señor que me diera de su Santa Palabra para poder conocer la Verdad y seguirla junto con mis hermanas que también leían conmigo en aquellas reuniones.
Y las reuniones en aquella casa cesaron.

Y como no quería forma una secta me fui a mi casa. Entré en una depresión, ya nada me importaba la vida me había quedado sin Iglesia, y solo existía, mas no vivía así permanecí mucho tiempo vacío. Hasta que mi esposa me dijo que volviera a reunirme con mis
hermanas y desde allí empecé de nuevo a leer mi Biblia Latinoamérica El Señor me dio alegría confianza y paz en Él.

Sin embargo yo quería encontrar hermanos que entendieran la Biblia y enseñaran bíblicamente El Evangelio, el mensaje de Cristo. Y empecé a buscar.

Había conocido como A. de la Palabra cómo eran las doctrinas sectarias, que esclavizan y explotan a sus miembros, así que descarté a los Testigos, Mormones, Sabatistas
Cientistas, Luz del Mundo.etc.

Solo quedaban las iglesias evangélicas. Pero las iglesias evangélicas estaban divididas en un sinnúmero de denominaciones todas ellas predicando “la verdad.

Así que un día entré en una iglesia donde predicaban La Palabra y con el paso del tiempo me quedé con mis hermanos allí mi esposa un día, encontró de Dios y nos empezamos a congregar. Permanecimos 3 años allí, aquel “apóstol de la Palabra” se convirtió en ayudante del Pastor, y salía con él a predicar El Evangelio de la Salvación en Cristo Jesús
a lugares cercanos, en algunas iglesias evangélicas. Hasta que vino la ruptura por causas doctrinales y costumbres.

Lo mismo pasó en la 2a. iglesia evangélica en la que me reuní, pasados otros 3 años
Ahora voy a exponer la causas por las que no pude seguir congregándome en las iglesias evangélicas.

Es importante señalar que los cristianos somos un pueblo El Nuevo Pueblo de Dios, redimido por Cristo Jesús. El Evangelio de la salvación por la Fe en Cristo Jesús es para todo aquel que creé en el Hijo de Dios y le obedece

Mas es necesario antes que todo, el arrepentimiento de nuestras faltas de nuestros delitos y pecados para entregar nuestro corazón contrito a Cristo, y así sea derramado en nosotros el Espíritu de gracia que proviene del Padre por medio de su Hijo Jesucristo.

Si no acontece esto no hay vida de Dios en nosotros no se da la vida en abundancia que es como ríos de agua viva que brota para Vida Eterna.

Tan sólo existiría en nosotros el “conocimiento” la costumbre, la religiosidad estéril que no produce fruto. A esto se refería Juan Bautista cuando increpó a los fariseos. La Salvación y la Fe son dones de Dios y Dios es capaz de sacar hijos hasta de las piedras.

La Fe no se hereda. Es algo individual. Se ejerce con el corazón. Y se demuestra con el comportamiento. El Amor son acciones, no palabrería inútil.

Porque el reino de Dios no consiste en palabras sino en Poder de Dios para dar Vida Eterna a todo aquel que creé en Jesucristo. Era un miembro activo de aquella iglesita evangélica iba todos los martes por la noche al “servicio” y los domingos en la mañana con mi familia a la escuelita dominical.

A veces salía con el pastor a predicar a un pueblo cercano. La lectura de la Biblia era comunitaria y participativa cualquier miembro podía comentar lo que Dios le decía en la lectura de la Palabra, era edificante para todos.

Sin embargo la iglesita tuvo que afiliarse a una iglesia mayor para obtener un registro en gobernación, desde entonces las cosas cambiaron, pues la Iglesia Sede, que estaba en
otra ciudad empezó a ejercer su dominio sobre las demás iglesias pequeñas, todo iba a ser reglamentado.

Y en la iglesita empezaron a llegar predicadores que venían de México, con mensajes evangelísticos un poco diferentes a lo que era la normatividad.

Y empezaron las contradicciones, y el legalismo religioso. Había notado desde hacía tiempo que los demás miembros me instaban a ir más seguido a la iglesia. Me presionaban para que fuera los jueves al “culto de varones” y los domingos, además de ir en la mañana, tenía que ir en la tarde.

Y así poco a poco, como lo hacían todos tenia que dedicar “más tiempo a Dios” asistiendo a la iglesia. El acoso era constante, y le dije mi queja a mi hermano pastor sin saber que él también pensaba lo mismo.

El cristianismo se debe vivir en la Iglesia -decían- hay que asistir para no dejar solos a los hermanos, y usaban citas del antiguo testamento. “que hermoso es habitar los hermanos juntos en armonía” la presión emocional se ejercía sobre las conciencias.

Sin embargo la verdad es, que la Fe en Cristo se debe vivir todos los días y en cualquier lugar, pues es la Fe en Dios es la que da fuerza a nuestras vidas esta Fe se manifiesta, en el amor a Dios y al prójimo y debe demostrarse en nuestro comportamiento diario todo lo demás es religiosidad sin frutos.

Cristo Jesús transforma nuestra vida y nos da la virtud que proviene de Él, para que demos testimonio con nuestras acciones de que su Espíritu Santo vive en nosotros pues somos su Templo, pues el Dios altísimo no habita en templos hechos por manos de hombres, sino en el corazón de sus hijos.

Bajo estas circunstancias seguía congregándome en aquella iglesia, con la presión de mis hermanos apoyados por el pastor que desde el púlpito se dirigía indirectamente a mí y a mi familia con el término de “plátanos podridos” que no maduraban en aquella iglesia, donde muchos hermanas dejaban “todo” para “seguir” a Cristo, esposos, casa etc.

Es decir que no les importaban los quehaceres de su hogar y sus responsabilidades con sus hijos y esposos “inconversos” etc. La vida “cristiana” se centraba en la asistencia “la iglesia”

Muchas cosas estaban cambiando y la insistencia para asistir los domingos en la tarde era porque en ese “culto general” se entregaban sobres para que cada quien aportara dinero. “era el diezmo” que debía llevarse al alfolí” para “ofrendarlo a Dios, el cual no iba a parar a Dios.

Además de esto se presionaba a toda la congregación para que se comprometiera a comprar un piano nuevo, etc La congregación de hermanitos era muy pobre, y esto me indignaba, pero las órdenes venían de arriba y había que hacer el esfuerzo.

Un día los que se atrasaron en sus pagos fueron expuestos públicamente ante todos. “Le habían fallado a Dios” y no había cumplido con lo que le habían prometido = pagar por un piano nuevo. Ante esta presión, aún me aferraba a permanecer con mis hermanitos, no quería salirme. Hasta que vino la ruptura.

Los domingos se empezó a pasar lista, todos contestaban presente”, y tenían que pasar a una mesita a entregar una aportación para la “limpieza” del templo.

Un día salí a predicar con mi hermano pastor a Tlacotalpan en una iglesia hermana, allí después de terminado el culto los hermanos hablaban de “los divididos” Eran unos creyentes de ésa iglesia que habían desertado y se estaban reuniendo en otra parte.

Entonces se me acercó una viejecita como de 80 años delgada y pálida, con su vestido desgastado por el tiempo que usaba unos zapatitos viejos y rotos, y me ofreció un poquito de dinero, unas monedas como “ayuda” pues veníamos desde lejos y ella había oído que era yo casi un pastor. Ella me entregaba su “diezmo” Le dije entonces, No hermanita, no haga esto tome estas moneditas y compre leche para usted, y vaya a descansar, Jesucristo le ama, mi viejita.

Ella me sonrió, y después se acercó al pastor que estaba en otra parte. Desde lejos vi a mi hermano pastor que metía las monedas en su bolsillo.

Al regresar en mi auto con el pastor le dije: hermano, yo he puesto mi auto al servicio de la iglesia para salir a predicar, también pago la gasolina, y los peajes en carretera, no necesitamos que nos den para gastos, ¿ porqué le tomó Ud. el dinero a esa ancianita
que lo necesita más que nosotros. ? El pastor me dijo, – no te preocupes, ellos se sienten
felices cuando hacen esto, hagámonos felices.

Mi conciencia no aguantaba más, esto era la puntilla. Las cosas que estaban sucediendo en el templo con la entrega de los sobres los domingos, las presiones para asistir, y esto…. esto era el fin.

Me despedí de mi hermano pastor, le liquidé varias Biblias que había comprado para regalarle a la gente, y le dije : Hermano ore por mí, yo ya no puedo seguir aquí, tal vez estoy equivocado pero para mí es mejor seguir mi conciencia, que vivir así. No quiero que nadie me siga y se salga de aquí yo no promuevo sectas, rencillas, ni división, así que mejor me voy yo.

Entonces me retiré con toda mi familia.

Aquella era una iglesita Pentecostés Independiente, pero se había convertido en una filial de otra Iglesia en la CD. de México, las cosas habían cambiado. De aquellos pisos burdos de cemento, con un pianito viejo y demás, se había transformado pisos de lujo, piano moderno y caro y demás enseres en aluminio etc.

Se animaba a la congregación a que cada domingo tenían que llevar invitados “inconversos” a los que el pastor saludaba delante todos para atraerlos allí.

Así que me retiré y dejé a mis hermanitos

Y nuevamente el vacío, la soledad. Esta soledad que da tiempo para pensar y reflexionar sobre lo vivido. Es entonces cuando viene el recuento de los hechos.

Las predicaciones bíblicas que se transformaron en discursos cargados de religiosidad y sueños fantasías apoyadas por la superficialidad de la imaginación y la superstición.

Tiramos el arbolito de navidad porque era malo el pastor había predicado sobre “Saturnalia” etc. La predicación se había desviado : El pecado y el mal estaban en la cosas no en el corazón del hombre…¡ Cómo pude creer estas fantasías ! Y mi hijo pequeño que le gustaba poner las esferas y ver las lucecitas en el árbol ? No hijo esto es malo. Ya no vamos a poner el arbolito, debemos acostarnos temprano el día 24, es fiesta pagana (saturnalia)

El paso del tiempo y el estar “desconectado” del grupo me hizo volver a la normalidad, entonces desperté de mi sueño. Eran los tiempos de la niñez espiritual

El Bautismo:

Recordando los años vividos en aquella iglesita venían a mi mente algunas de sus enseñanzas desviadas las cuales ahora veía mas claramente a la luz de la razón.

Tienes que bautizarte, esta exigencia era insinuada constantemente, además decían- si te bautizas en esta iglesia ya no puedes irte a otra, porque “perteneces” aquí. Esto me detenía, en mi interior algo se rebelaba y me decía: ¿ porqué no voy a ser libre de ir a visitar otra iglesia ?

Pues yo tenía amigos evangélicos de otras denominaciones Un día vi como el pastor le negaba el permiso a unas hermanas que le pedían ir a una “campaña” Esto me detuvo totalmente, no me iba a bautizar con ellos. Después de esto empezaron las acusaciones veladas los desprecios porque “el hermano J. Luis no tiene el Espíritu Santo. Porque según ellos, el verdadero cristiano debe de hablar en lenguas para darle gusto a los demás y así se enteren que ya tiene El Espíritu, así tenía que demostrarles mi Fe además de obedecer a sus exigencias de asistir asiduamente.

Muchas cosas venían a mi mente ahora que había salido de allí. Meditando La Palabra en mi soledad, encontraba respuestas Dice La Escritura:

Dios no tiene preferencias por nadie (Romanos 2,11), La salvación es un Don de Dios (Efesios 2,

9), El justo vivirá por La Fe. (Romanos 1.17), La fe se demuestra por las obras
( Stgo 2,14), Las obras de la carne son obras muertas (Heb 6,1), Las verdaderas obras buenas vienen de Dios (Ef 2,10-Stgo 1,17), Dios nos hace aptos para hacer sus obras (Heb 13,21), Pues La Fe se perfecciona por las obras (Stgo 2,22).

El Espíritu Santo es El que produce en nosotros el hacer las obras de Dios ( Fil, 2,13) Porque todo lo bueno que hacemos es porque Dios nos lo inspira a hacer (Lc 17,10)

La Gloria es para Cristo mi Señor y Salvador porque somos de Él, todo es de Él y para Él. (Col 1,16) Porque en Él vivimos, nos movemos y somos (Hech17,28) Pues somos hechura suya y pertenecemos a Él (Ef 2,10)

Porque hemos sido rescatados a un gran precio (1a Cor 6.20) No con oro ni con plata, sino con la sangre preciosa de Nuestro Gran Dios Salvador Jesucristo (1a.Pe 1,18)

Estas verdades de la Escritura se repetían en mi mente y daban el descanso a mi alma.
Y nuevamente me quedé solo y sin iglesia.

Pasado algún tiempo me encontré con una persona era un hermanito que iba de prisa, se dirigía al templo para el “servicio” entonces por curiosidad, lo seguí. Y llegué a una iglesia Pentecostés, donde todo era alegría y espontaneidad, los hermanos cantaban el himnario y los “coritos” . Me gustó su libertad para cantar, cada quien como podía. El pastor era una persona muy sencilla y abierta. Y me quedé.

Pasado cierto tiempo llevé a mi familia. La novedad era que el pastor le daba oportunidad
a los que quisieran, que pasaran a predicar el sermón de cada día, muchos participaban y compartían lo que preparaban en su casa de acuerdo con la Palabra.

Era algo participativo, ya que el pastor se sentaba a escuchar los sermones de sus hermanos como un hermano más. ¡ Qué bien, esto es como una hermandad decía yo.

Pero el tiempo y la razón mostrarían que la Iglesia de Dios no es así.

Dada la libertad de opinión y de predicar al gusto personal, a la iglesia empezaron a llegar predicadores errantes que iban de iglesia en iglesia, pregonando sus doctrinas : eran los “evangelistas” y profetas”

Estas visitas eran esporádicas, de pronto se anunciaba la llegada de un “predicador muy ungido” que hace mucha “oración y ayuno ” y la iglesia entraba en expectación.

Y vi de todo.

Desde predicadores que enfatizan el fin del mundo el rapto, la aparición del 666, hasta los que predican en contra de las caricaturas de la Tv. Cada suceso local, nacional o mundial era usado para “profetizar” calamidades. Alguno-decía, que ya le había sido “revelado” en oración, a otro en “un sueño” a otro en la Palabra etc.

Llegaban también, como corrientes marinas que arrastran de todo, circulares, avisos, y toda clase de ideas y doctrinas, que recorren las iglesias evangélicas de toda denominación, en una mezcla de profecías, ideas, señales, y revelaciones personales de todo tipo.

Profecías van, ideas vienen, evangelistas van, predicadores vienen, en un mundo de religiosidad, sueños y revelaciones que intenta construir su “torre para llegar al cielo”, (Gen 11,9) cada quien a su manera, según su capacidad de entendimiento cavan sus propias cisternas que no contienen agua.

Y el pueblo sencillo, siendo arrastrado por sus declaraciones. Y yo también.

Ya viene “Yiye” un hombre de mucha oración y ayuno me dieron una revista que contenía un sobre donde se piden dólares para sostener su obra evangelistica: “poder mandar el Evangelio vía satélite”.

O Morris Cerullo directamente de EU. viene al estadio se “reciben tarjetas de crédito”
O el Sr. J. Miranda que tiene gran “poder de Dios” pues tira a la gente al piso, después de pedirles se junten unos a otros.

Campañas por doquier, Evangelistas “internacionales” que de pronto surgen de la nada,
y desaparecen de la misma forma En esta iglesia conocí a fondo sobre este mundo “cristiano”

Las noticias sobre la caída de Jim Baker, impactó a muchos, luego vino Wacco, con David Koresh y de esto se hablaba poco en las iglesias.

Algunas iglesias reaccionaron y denunciaron estos Hechos = ésas personas erradas fundaron sectas” Nosotros no somos sectas, y empezaron a reformularse nuevas ecuaciones para meter orden.

Y se crearon nuevas doctrinas como la de “la cobertura” que invadió a muchas iglesias y movimientos. (la doctrina de la cobertura consisten en que cada creyente se hace responsable de otro, lo vigila, en su manera de pensar y en sus acciones incluyendo a los lideres) Esta doctrina invadió el movimiento de “Amistad Cristiana ” donde un hermanito de allí, me explicó su fin.

Recuerdo las palabras de La Escritura :

Si Dios no construye, en vano se esfuerzan los constructores.(Sal 27,1) La soberbia y la altivez del hombre pecador, es la que lo hace construir en Babel (confusión ) Gen 11,9) Y Dios, no es un Dios de confusión , sino de Paz (1 Cor 14,33) Habían pasado 9 años desde mi salida del catolicismo ahora era un evangélico, el pastor me tenia aprecio, éramos amigos y colaboraba con él.

Había convivido otros 3 años en aquella otra iglesia de pronto aparecieron sin avisar una avalancha de doctrinas extrañas que invadieron la iglesia.

La oración imponiendo las manos, para sanar toda clase de “males”.

Hermanos y pastor, empujaban con la mano la frente de los creyentes para tirarlos al piso
mientras otros los esperaban para sostenerlos. luego al dejarlos en el piso se decía:
“déjenlo tirado, Dios está tratando con él ”

La iglesia parecía un campo de batalla, gente cayendo en el altar, echando espuma por la boca otros repitiendo estribillos y sacudiéndose, otros revolcándose en el piso algunos otros entraban en trance y se ponían a bailar “la danza en El Espíritu ”

Era , según decían: El Espíritu Santo “manifestándose” Según esta doctrina, Dios era el causante de este desorden Las doctrinas habían llegado por medio de las “campañas” a las que habían asistido los hermanos, allí habían aprendido estas extravagancias.

El hermano “evangelista” A. García había predicado en una campaña de “sanidad divina” a donde habían acudido los hermanitos de la Iglesia, allí habían conocido estas desviaciones y ahora las practicaban.

El mundo de las “campañas evangelísticas” está lleno de muchos llamados predicadores “ungidos” gente improvisada y neófita que va por ahí, pregonando sus virtudes, su “internacionalización” y sus logros personales, usando la bandera de Jesucristo.

En estas campañas se ve de todo. Desde los gritos altisonantes, que provocan la histeria de los creyentes, hasta el show y el entretenimiento con el manoteo y zapatazo en el altar,
del predicador que comenta anécdotas y chistoretes mezclados con el “mensaje” del Evangelio.

Luego viene la manipulación de las conciencias logrando el efecto deseado, en la mente del “inconverso” cuando se acompaña de las amenazas encubiertas.

De pronto, se rompe un televisor con un bate de béisbol para destruir el pecado, causando el impacto emocional. Y después el manipuleo: “levanten las manos” todos juntos… Seguido por la batería del conjunto musical que lo mismo toca música suave, como rock “cristiano” para llenarlos de “gozo”.

Terminado el espectáculo con las consiguientes “conversiones” donde se toma nombre y domicilio del converso para canalizarlo a las iglesias evangélicas que estuvieron presentes en la campaña, o bien a la denominación que invitó al “profeta”.

Entonces se procede a la recolección de las “ofrendas” de amor” Necesitamos a unas personas que quieran ofrendar 500 pesos y luego, “ahora las que puedan dar 200, o 100
finalmente, las que den lo que puedan al Señor etc. Pues necesitamos que seguir con esta “obra” del Señor.

J. Miranda, predicador que tira la gente al piso decía : no me voy de este lugar hasta que Dios me haga el milagro de recolectar lo necesario pues él sabe que necesito
reparar mi auto, así que ¡ no nos vamos esta noche.!

Mis hermanos, el pueblo muere de hambre el pueblo de Dios tiene sed, y busca y se toma lo que le den.

Hace falta mucha instrucción y sobre todo una buena conciencia para no cometer estos actos infames que despojan a los que no tienen. Pues para muchos primero está el amor al dinero. La religión se les ha vuelto un negocio.(1a Tim 6,10)

Aquellas circunstancias me entristecían creía haber encontrado una comunidad para integrarme pero ahora no podía hacer nada ante estos hechos. que estaban desviando a la iglesia, hacia extremos doctrinales que la conducían al emocionalismo religioso y al fanatismo

Y empecé mi labor para ubicar a mis hermanos y al pastor:

Hermanos : El Espíritu Santo no puede conducirnos al desorden. Porque Dios es un Dios de orden y de Paz (1a Cor 14,10). Dios no anda por ahí tirando la gente al piso para que se lastime. Porque El Espíritu Santo produce en nosotros los frutos de santidad que están señalados en Gál 5,22

Antes de pedirle a Dios que nos dé los dones del Espíritu entre los cuales está incluido, el don de sanación, primero hay que pedirle los frutos del Espíritu en nosotros

El primero de los frutos del Espíritu es tener Amor (Gál 5,22) El que tiene El Espíritu Santo tiene dominio propio ( Gál 5,23) El que tiene espíritu de profeta tiene que sujetarse (1ª Cor 14,32)

El don de lenguas no es para presumir ni para demostrarle a los demás, que ya que se tiene El Espíritu Santo. El don de lenguas es dado a los creyentes para transmitir el mensaje del evangelio a toda criatura.

El Espíritu Santo capacita al creyente para hablar en otras lenguas para que Cristo sea conocido, así lo dieron a conocer los creyentes el día de Pentecostés, a gente de otros idiomas…

Dice la Escritura:
Entonces ¡cómo es que cada uno de nosotros los oímos hablar en nuestra propia lengua (Hech 2,8)

Pero cuando alguien habla con este don y no es necesario para la comunidad entonces debe callar y orar sólo a Dios. para su propia edificación.(1ª Cor 14,13)

Sin embargo después de todas estas explicaciones la iglesia continuaba en sus extravagancias y desviaciones.

Se había convertido en un “culto de los sentidos” donde el sentimentalismo y el mesianismo profético eran los pilares de su doctrina y de su fe.

Durante el culto, por todas partes en el templo se veían hermanos imponiendo las manos para sanar, y sacar demonios aún de los mismos miembros convertidos gritando, regañando, y reprendiendo “demonios de gripa” demonios de tos, de dolor de cabeza, de dolor de muelas etc.

La “iglesia” se había desviado.

Era un culto emocionalista, donde se daba culto a los sentidos. El ataque dirigido a la psique de los creyentes con la consiguiente manipulación de sus mentes les impedía razonar y centrarse :

El culto era amenizado por un conjunto musical que empezaba a tocar música suave con cantos de “adoración” que de pronto pasaban a “las alabanzas” exacerbadas, que los hacían “gritar y danzar”

La gente que lloraba por los cantos de “adoración” de pronto tenían que pasar a un estado de euforia provocado por “las alabanzas” pues todos tenían que seguir la dirección de la música, que provocaba en sus mentes un repentino desequilibrio emocional.

Pastor y hermanos engullidos por una vorágine de emociones contradictorias y desequilibrantes que los hacia pasar en segundos de un estado de ánimo a otro, preparándolos para la “manifestación” del Espíritu, y de pronto :

¡ Allí está, poder de Dios¡ ¡poder de Dios! con estas palabras mi hermano pastor elevaba a los hermanos al paroxismo y a la euforia entonces entraban en una especie de trance
que los hacia “hablar en lenguas” dar profecías imponer las manos, bailar por toda la iglesia etc.

Allí conocí lo que es el fanatismo en su esencia mas pura. aunado a la manipulación y el control de las mentes.

Y…

El hermano J Luis “se resiste al Espíritu Santo” decían pues me imponían las manos, me empujaban con sus dedos en la frente mas no caía al suelo, mientras oraba: “Dios mío ayúdanos, tú no eres así. dales entendimiento.” Entonces de pronto aparecían hermanas que me empezaban a dar profecías de mi futuro y de mi vida etc.

El profetismo, el curanderismo, el hablar lenguas, etc. forman parte de la doctrina de muchas iglesias evangélicas, es el “atractivo” para muchos creyentes, que abrazan estas creencias emocionales donde se enfatizan los dones de Dios por encima de la verdadera conversión que produce los verdaderos frutos del Espíritu .

Los cristianos necesitamos vivir la verdadera vida cristiana antes que pedirle a Dios dones de sanación y profecía. “buscad primero el reino de Dios que los demás se os dará por añadidura.”(MT 6,33)

Sin embargo en aquella iglesia la emoción estaba primero que la obediencia a Cristo Jesús.

Así que empezaron las presiones. Le tocó el turno a mi esposa, que fue reprendida por
no usar la falda larga hasta los tobillos, por ponerse pantalón, luego el maquillaje, y después el pelo La mujer cristiana debe usar el pelo largo, decían. No debe de arreglarse, tampoco debe usar aretes etc.

Después de haber convivido durante 3 años al fin llegaban las prohibiciones inútiles. Nos habían tolerado un tiempo pero ahora tendríamos que demostrar nuestra Fe. Era la misma doctrina puritana denunciada por Jesús a los fariseos que veían el pecado en las cosas exteriores olvidando que lo que ofende a Dios nace en el corazón y no en las cosas externas. (MT 15,19)

Dice la Escritura :

No tomes esto, no gustes eso, no toques aquello ésos no son mas que mandatos de hombres referentes a cosas que se usan, se desgastan, y desaparecen. Estas doctrinas parecen profundas por su religiosidad y humildad porque se trata duramente al cuerpo
pero no hacen más que fortalecer el orgullo propio (Carta de San Pablo a los Colosenses Cáp. 2,21-23).

“No hacen más que fortalecer, el orgullo propio”

La situación se tornó difícil de sobrellevar la iglesia cerraba filas y nosotros no éramos gratos. El orgullo de “cumplir” con ciertas prácticas puritanas en el vestir y demás actos externos les hacía despreciarnos por no seguir sus costumbres.

Y nos fuimos alejando de mis hermanos hasta que un día nos retiramos de esta 2a iglesia evangélica donde habíamos permanecido otros 3 años. Luego vendría el análisis de las vivencias. Nuevamente en la soledad escudriñando la Escritura.

Pasado un tiempo recordé a mis hermanos de otras denominaciones evangélicas, que me habían invitado a sus templos.

Recuerdo a los de “Amistad Cristiana” donde asistí. Era un grupo evangélico que hacía sus reuniones en salones que rentaba, organizaban “desayunos” para gente de clase media y de buena posición, allí se predicaba con anécdotas el “mensaje del Evangelio,
para después canalizarlos a la iglesia ( salón ) Los conversos eran gente preparada, profesionistas etc. el pastor “Berni” usaba corbata en sus presentaciones.

Allí presencié la manera en que celebraban la “cena” cuando entregaban a los miembros conversos, pedacitos de pan Bimbo y jugo de uva de caja. Su cena era algo extraño, vacío, sin devoción.

Aquí también se manipulaba a la gente con cantos que se cantaban siguiendo la letras que se ponían en un proyector con transparencias en una pantalla, buscando el efecto emocional en los individuos con cantos de “adoración.

Con el tiempo este movimiento fundado por el Dr. Pardillo cayó en diversas extravagancias causadas por vientos de doctrina que llegaban de Estados Unidos:
La teología de la prosperidad (teología de la avaricia)

Esta enseñanza consiste en el aumento de las riquezas materiales para los creyentes que obedecen a Cristo : “Dios no quiere que tú vivas pobre” – decían, Así que según siembras eso cosechas. Recuerden que Pablo le dice a Timoteo “que seas prosperado en todo” (prosperidad)

“Quien más dinero le da a Dios recibe el doble” el canto decía: “si tu le das un peso, el Señor te da Dos.” Instando a entregar a la “iglesia” (pastor) el dinero y los bienes materiales.

No permanecí allí mucho tiempo.

Con el paso de los años encontré a mi hermano que me había invitado a su congregación de Amistad Cristiana. Él ya no estaba con ellos ahora” pertenecía” a otra denominación llamada “Alcance Victoria” se sentía avergonzado por haberme llevado años atrás a Amistad Cristiana donde seguían inundándose de doctrinas extrañas.

No quiso decirme lo motivos de su deserción. ahora estaba con los de “Alcance” y me invitaba nuevamente a un concierto que la cantante Yuri convertida al evangelio efectuaría con ellos “J. Luis vente con nosotros a este movimiento que está siendo bendecido por Dios, tú ya conoces y puedes predicar el Evangelio”

No acepté su invitación.

Otro hermanito me llevó a su templo que pertenecía a las “asambleas de Dios” Se repetía la misma historia, la novedad es que en esta denominación había “pastoras” visité varios templos de esta organización donde instaban a la gente a no volver al catolicismo pues era la “gran ramera” etc.

Al encontrarme con sus prejuicio me retiré. El mandamiento de Cristo se ignora. El amor está ausente. El corazón no es templo del Espíritu Santo sino un taller donde se forja el desprecio y el prejuicio contra el prójimo.

Caminé por iglesias libres, independientes, en una de ellas el pastor me reprendió: “sujétate a tus pastores, y aquí yo soy el pastor. ¡obedece!”

Luego los hermanos de la iglesia interdenominacional con sus cultos donde el que sube al púlpito debe de usar manga larga, las mujeres el velo y otras extravagancias etc. Y luego a la “presbiteriana” y la bautista, hasta que me detuve.

Extraño mundo evangélico donde se predica a Cristo donde cada uno va proclamando sus desviaciones : verdades a medias mezcladas con rencor y división

Mis hermanitos evangélicos llevados por los vientos de doctrina que les imparten sus pastores. Cada congregación según, como le predica el pastor. Reflejo de sus tendencias personales, aciertos y errores, vicios y virtudes; si no te sujetas te vas.

Se acabó la búsqueda.

Había pasado 9 años vagando por el desierto fascinado por los oasis . Decidí al fin quedarme solo con mi familia y pasaron 5 años más.

El estar solo, me ayudaba a meditar, leyendo La Escritura recordaba las predicaciones
recibidas en aquellas iglesias y comparaba.

Recuerdo cuando le tiré a la basura los juguetes a mi hijo pequeño, pues había oído una predicación en contra de los juguetes de los niños. Mi hijo de 9 años inocentemente aceptó aquello Luego llegó a predicar otro “ungido” que arremetió contra las caricaturas de Walt Disney : eran pecado.

Cuando la luz no es verdadera, todo es confuso. Se enseña que el pecado está en los objetos en las imágenes, en la música, en la comida etc. Ignorando que lo que ofende a Dios nace en el corazón del hombre.

Recuerdo el miedo, y la incertidumbre por la llegada del 666, la expectación por el “rapto”
hasta mi hijito fue afectado por el temor a quedarse y no ser de los elegidos.

A pesar de mis estudios profesionales el conocimiento de la Biblia adquirido por muchos años y aún teniendo una sólida formación cristiana como Apóstol de la Palabra , estaba “afectado” fui arrastrado por los vientos de las doctrinas de hombres.

¿Cómo pude caer en las elucubraciones mentales propias de estos predicadores enajenados errantes como nubes sin agua, impulsadas por los vientos, que usan de manotazos y el zapatazo en el púlpito?

Hay un poder que se también se mueve detrás de todo es la mentira y el engaño disfrazado de verdad bíblica.

Y mis hermanitos evangélicos inmersos en esta situación avasallante, que los arrastra a caer en manos de algunos predicadores sin escrúpulos que viven a expensas de sus contribuciones inducidos a través del miedo y la amenaza

Cuando algunos reaccionan, viene la deserción con la consiguiente división de la denominación un nuevo grupo, una nueva denominación, una nueva iglesia de Cristo.

Iglesia La gran cosecha, Templo Getsemaní, etc. y sigue de nuevo la multiplicación motivada por la falta de amor, verdad y comprensión, ahora en locales rentados, cines antiguos, y aun en bodegas donde se celebran los cultos etc. ¿ cómo se va a llamar nuestra nueva iglesia ?

De pronto llegaron de Brasil, los “Pare de sufrir” con su lenguaje brasileño-portugués, con anuncios en el periódico como estos: Venga y llévese la “rosa bendita” de Saron traemos el “agua traída del río Jordán” “aceite bendito” etc. venga y llévese un milagro.

Por otro lado aparece el “ángel de Jesucristo” el revelador del Apocalipsis: venga a la carpa, a la gran convención donde estará predicando Williams S. Santiago. con un estupendo mensaje revelador habrá milagros, todos son bienvenidos, etc.

“Grandes revelaciones y ofertas increíbles, vea nuestra calidad y compare nuestros precios” La oferta y la demanda del Evangelio comercializado en el fascinante mundo del supermercado religioso

Han pasado 5 años desde que me alejé de mis hermanos y de la última iglesia evangélica a la que asistía.

El tiempo ha servido para analizar bien las cosas a la luz de la Escritura: doctrinas, costumbres, actitudes.

Venían los recuerdos a mi mente con la consiguiente búsqueda de sus bases en la Escritura . Diezmo, ofrendas, prohibiciones, costumbres amenazas, gritos, vestido, comida, objetos exigencias, profecías, acusaciones, 666, etc.

Pero aún faltaba la literatura a la que me había hecho asiduo lector.

Había leído de todo siendo católico, pero desde mi salida de allí había comenzado una búsqueda insaciable en la literatura de las librerías cristianas.

Mi primer librito fue “Salid de Ella” luego vinieron “las balanzas”, “Estamos de acuerdo Sr. Presidente” y más y más: Roma la gran mentira. Cortinas de Humo, Una mujer cabalga la bestia, Investigaciones Teológicas sobre el papado, etc. Leía revistas como : Alberto, los cruzados etc. tenía toda una librería de tratados “chicks”

Al leer “salid de ella”, me entristecí y lloré eran los tiempos de mi infancia espiritual y creía en todo., aunque algo en mi interior se sintiera mal.

La gran ramera de Apocalipsis, la bestia, todo era apuntado hacia una Antigua Iglesia
y de todas las explicaciones que se pudieran dar ninguna contaba, el juicio del hombre está hecho.

Esto es lo único en que estamos de acuerdo “los cristianos” esto es lo que nos une. La acusación y juicio hacia una Iglesia Antigua.

Sin embargo cayeron en mis manos algunos libros antiguos que datan de la época de la Reforma y algunos escritos de Juan Calvino. Su obra maestra : Institución de la Religión Cristiana. publicada en la actualidad por Editorial Clie.

Esta antigua obra me instruyó sobre lo que pensaban los primeros reformadores del siglo 16. después vino la obra “La Confesión de W.” e “Historia de los valdenses” y al fin conocí las 95 tesis publicadas por M Lutero.

Era un protestantismo centrado, ilustrado y en cierta forma justo en sus reclamos a la Iglesia Antigua, que exponía sus razones sin caer en el fanatismo. Era un protestantismo ilustrado, devoto de Dios y que amaba las cosas santas, a María, la Madre de Dios y que buscaba reformar las cosas de la Antigua Iglesia.

Estos protestantes del pasado, del siglo 16 no tenía nada que ver con los “profetas de hoy” que fundan “iglesias” por doquier, que por la soberbia de no solventar sus diferencias
siguen dividiendo el cuerpo de Cristo.

El pueblo de Dios es arrastrado en pos de “iluminados” que llevan a las ovejas al despeñadero espiritual, donde cada uno va proclamando su propias teorías como dice La Escritura:

Son gente que se apacientan a sí mismos.(Judas 12) fuentes sin agua, que con sus palabras vanas (1a Tim 1,6) seducen a los creyentes, les prometen libertad pero los hacen sus esclavos ( 2 Pedro 2,17-19) y arrastran a los discípulos tras de sí. (Hech 20,30)

Estos “ungidos” son a los que refirió el único y verdadero Ungido (Cristo) Jesús. Mt 24,5

Venía a mi mente lo leído en Babilonia misterio religioso”. Era toda una gama de acusaciones de los fiscales de los acusadores de la Iglesia Antigua.

De todos aquellos que de pronto leen “algo” de la Escritura y ya se sienten profetas mesiánicos, dispuestos como Samuel al oír la voz de Dios que los llama.

Pero esta voz no les llama para dar testimonio de Cristo sino para acusar y condenar, para ejercer juicio de condenación para los que no están en su grupo.

Extraños profetas de hoy.

Que van juzgando y condenando lo que no conocen que siempre están aprendiendo y no han llegado al conocimiento de la verdad (2a Tim 3,7) son como nubes llevadas por el viento que nunca traen la verdadera lluvia como los árboles en el otoño, que no dan frutos, como la espuma de las olas agitadas del mar que arrojan lo que en verdad tienen en su interior pues desde su corazón envanecido sale, lo que en verdad tienen por dentro
(Judas 12-13)

Cualquier individuo, que no conoce de Dios cuando de pronto lee algo de la Escritura, se siente llamado por Dios, e inspirado por cierto espíritu que le inspira, no el amor, el perdón y la comprensión sino el rencor, el desprecio y el odio hacia los que no están en su grupo.
Dios lo llama a ser “fiscal” acusador.

Extraño espíritu es éste, que no proviene de Dios. Que en lugar de producir el quebrantamiento del alma el reconocimiento de los propios pecados para empezar una vida nueva de conversión a Dios y de amor al prójimo, en Cristo Jesús .

Produce el odio interreligioso, rencor y contiendas desprecios y amargura del alma. La vanagloria, la altivez y el orgullo de ser mejor que los demás.

Esto no viene de Dios.

Sin embargo el que esto escribe vivió todo esto he sido el acusador y el perseguidor de los cristianos tanto de los católicos como de los no católicos. Como Apóstol de la Palabra, lleno de letra sentí un desprecio infinito por los que se han salido, por los ignorantes que “no conocen” por los que atacan a nuestra Iglesia y contendía fuertemente, como un enajenado.

Y después, para mi vergüenza y humillación. Dios me hizo sentir lo que siente ser despreciado y fui tentado, y abandonado a mi suerte recorriendo el desierto, visitando los oasis por necio, rebelde y falto de misericordia.

Así conocí el otro lado de la moneda cuando deserté de la Iglesia Católica.

El resentimiento hacia la Antigua Iglesia “que me falló” alimentando por la literatura y la predicación del púlpito “Roma es la gran Babilonia, la prostituta de Apocalipsis” María tuvo más hijos, el Papa es la bestia, etc me llenaron de rencor, de odio y amargura creí que la Iglesia Antigua era la causante de mi ignorancia entonces la acusé de mis propios pecados no comprendía que necesitaba cambiar de actitud, no de Iglesia.

Y hablé con la amargura a flor de boca con el rencor y el resentimiento brotándome desde el corazón Así creía tener el Espíritu Santo creía tener, el amor de Dios

Y viví acusando a la Antigua Iglesia pues cuando uno se retira de allí decepcionado, quiere desquitarse, echarle en cara sus errores el objetivo es denigrar, destruir, escandalizar dañar la Fe de los pequeñitos que creen en Cristo (Lc 17,2) de aquellos a los que la Iglesia con paciencia, les da leche y no el alimento sólido que no pueden soportar
pues aún viven su Fe con rudimentos (Hebr 5,12-14)

Esta es la explicación a mis intransigencias, a la acusación condenatoria por el uso de imágenes primeros rudimentos para los pequeñitos de Cristo a los que debemos darles un vasito de agua que mitigue su sed..( Mt 10,42)

Entonces comprendí lo que Cristo dijo :

Amor y misericordia quiero ( Mt 9,13) Pues lo más importante de La Ley es El amor, La Misericordia y La Fe ( Mt 23,23)

Yo no te condeno (Juan 8,11) Porque Dios no envió a su Hijo para condenar, sino para salvar. (Jn 3,17)

CONCLUSION.

Hace falta Autoridad.

Había leído a muchos autores cristianos evangélicos como Samuel Vila, Adolfo Robleto, etc y otros contemporáneos nuestros. Gente de respeto y instruida en el Señor que no pierden su tiempo en acusaciones y amarguras sino que escriben para edificar.

Ante la avalancha de predicadores improvisados surgidos por doquier que van pregonando sus sueños y teorías desviadas que arrastran al pueblo evangélico al abismo de la confusión.

De pronto llegaron a mí algunos libros de autores cristianos que preocupados por la unidad del pueblo de Dios, han denunciado estas desviaciones y sectarismos así llegaron a mis manos diferentes libros como Cristianismo o sectarismo, Dejadlos son guías de ciegos, La seducción de la Cristiandad, Cristianismo en Crisis Los profetas de la prosperidad, Pastores que abusan etc. Autores como Jorge Erdely, Eriren Israel, Ridenur
Hanegraaff, Campolo, etc. Gente ilustrada que trata de contener la invasión del sectarismo a las Iglesias Evangélicas y que denuncian toda clase de abusos y vejaciones que sufre el pueblo evangélico ante la llegada de los nuevos “iluminados” que siguen causando divisiones dentro de la división.

En aquellos 5 años de soledad había tenido demasiado tiempo para poner en orden mis ideas, ahora veía que no estaba tan equivocado, otros pensaban igual acerca del desorden que existe en las iglesias.

Había tratado de seguir mi conciencia y hacía años que ya no pisaba una iglesia evangélica, sin embargo Dios estaba aún. El Señor me estaba levantando el castigo.

Cristo Vive.

Y así un día llegué a un foro en Internet todavía destilando odio y rencor contra La Iglesia de Dios alimentados por la literatura de “cristianos” que viven amargados como vivía yo y que dedican su vida a ser profesionales de la calumnia, y del rencor.

Comía de toda literatura que hablara mal de la Iglesia Antigua, me alegraban las caídas de algún sacerdote, y visitaba las paginas de Internet anticatólicas para regocijarme buscando coincidencias con mi pensamiento errado.

Caí hasta el fondo, mi mente estaba saturada de rencor y amargura contra La Iglesia Antigua.

Sin embargo en los grupos cristianos a los que había asistido en mis 14 años como creyente no había encontrado la Verdad de la Primitiva Iglesia que se basa en el amor al prójimo y al Dios de Paz y Amor.

Todo era amargura, quejas y acusaciones sin fundamento hacia los que no están en el grupo cristiano al que se pertenece.

Eran sólo reflejos de la confusión doctrinal producto de nuestro propio pecado: la división del Cuerpo de Cristo que seguía extendiéndose hasta el infinito con la creación de nuevas “iglesias” dirigidas por algún “iluminado” autoproclamado pastor por sí mismo y no en el Orden autorizado por Dios.

*
Y me encontré contigo hermano Martín en aquel foro intransigente católico, que me hizo alejarme más del catolicismo. Cometían el mismo error que yo había cometido siendo un Apóstol de la Palabra :

Negarse a aceptar los errores humanos en La Iglesia que necesitan ser aceptados y corregidos. Y dejar de reprender y regañar a los que se han salido sino ponerse a trabajar para mejorar la casa dando testimonio de verdadera vida cristiana donde florecen los buenos sentimientos.

Así que nos salimos de ése foro mi hermano y fundaste este de Ex católicos para poder hablar libremente de nuestras quejas sin recibir regaños y el calificativo de herejes”

Entonces empezó todo. Gracias a Dios por su paciencia y misericordia

Aquí me encontré con toda clase de amigos y hermanos, pude hablar, puede descargar toda mi inconformidad. Entonces vi que mis diferencias con La Iglesia Antigua no eran tan grandes, pero estaba lleno de prejuicios y no sabía perdonar los pecados de los demás.

Ante las acusaciones y ofensas de tantos amigos que han llegado a este foro y que ya se han ido ante la intransigencia de muchos, los prejuicios de otros y las ofensas a la Virgen María, Madre de Dios hecho hombre ante las burlas y carcajadas de algunos que niegan a Nuestro Señor El Espíritu Santo cuando leo las barbaridades de otros,
y cuando leí a Tito Martínez, y a Masada ofendiendo a Cristo.

Me vi en un espejo.

Y comprendí que “todos hemos pecado ” (Rom 3,23)

Hace falta autoridad. Pues cada uno va proclamando lo que se le ocurre La ignorancia, la falta de preparación, de instrucción la falta de arrepentimiento, de aceptación de los pecados propios de verdadero conocimiento de Dios, que produce el quebranto, el llorar por los pecados cometidos, por nuestras debilidades como seres humanos en fin por la falta de una verdadera conversión a Cristo.

El Cristianismo se ha vuelto la religión de la letra.

El Espíritu Santo, Espíritu de Amor está ausente del corazón de los hombres, algunos sólo viven para complacerse a sí mismos y no a Dios pues no les importa herir a sus hermanos débiles.

Ahora la fe está basada en el intelecto, y no en Cristo. Los buenos sentimientos están ausentes del corazón. El cambio de un corazón de carne que en verdad sienta aún no se efectúa, pues continúa existiendo el corazón de piedra.

El Espíritu Santo es negado, su personalidad es cuestionada. Ya no es el Intercesor, ya no es el Abogado ya no es El Señor, a sido reducido a una fuerza común, un fluido y con burlas se blasfema de Él.

La Fe en Cristo se usa para contender, algunos hermanos parecen haber sido llamados
para ejercer juicio sin misericordia con los demás.

Este es el “cristianismo” que he visto en este foro con algunas excepciones de algunas evangélicas y algunos católicos escasos que tratan de ser pacientes ante las carcajadas de los agresores.

Estas vivencias de todo un año me hicieron reflexionar.

Se acabó.

El Cristianismo que no busca la paz no obedece a Cristo el amor no es cuestión de palabras sino de comportamiento y cada quien sabe como se ha comportado en este foro
y en su vida de todos los días.

Decidí retornar a La Iglesia Antigua.

Porque si tienes algo en contra de tu hermano ve y ponte a cuentas con tu hermano. Dios no escucha la oración si no te has reconciliado. Porque Dios perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

Porque el amor de Dios no habita en un corazón perverso.

Porque Dios juzgará a su Iglesia, no el hombre. Porque a los que causan escándalos en su Iglesia. Dios los juzgará cuando caigan en manos del Dios Vivo. Porque uno solo hizo la Ley y es apto para juzgar a todos. y por muchos otros puntos que El Señor me concedido conocer de los cuales no todos están capacitados para recibir.

En La Iglesia Antigua, Universal, en La Iglesia de Dios, de todos los tiempos allí voy a estar, no para condenar sino para colaborar y dar ánimos a mis hermanos los pobres de espíritu los débiles en La Fe, los de Fe sencilla. y seguiré apoyando a mis hermanos evangélicos los de corazón sencillo que buscan de Dios para mejorar sus vidas, a los que creen en Cristo Jesús le aman y le obedecen, y no guardan rencor. Y a todos los demás católicos y evangélicos que solo lo son de nombre procuraré serles útil tratando de obedecer el mandamiento de Jesucristo.

Muerto estaba, en mis delitos y pecados pero tu Palabra Viva, me levantó y a la hora de la lucha y de la prueba me das fuerza y me sostienes, porque Cristo; tú eres mi Dios.

***
¡Gloria a Cristo Jesús!
cielos y tierra,
¡Bendecid al Señor!

¡Honor y Gloria a Ti!
¡Rey de la Gloria!

¡Amor por siempre a Ti!
Dios del Amor.


“La tierra destruirá al cemento
y la iglesia será de tierra,
y el nuevo altar será de tierra
donde florecerá el trigo
para el hambre de los pueblos
y todos serán hermanos,
y se fundirán en un abrazo con todos los
hermanos en el mundo, sin vencidos ni vencedores.”

“Alejandría es la tierra del Concilio del mundo y en ella
se abrazan los que creen en el hombre.
Cristo es hombre porque es Dios.
Todos se preparan para la gran lucha del Espíritu
contra quien lo niega.”

SS. Juan XXIII

†Legionario

Descargar el Testimonio





53 comentarios para “De Apasionado Defensor de la Iglesia a Animado Evangélico a Maduro Católico – Testimonio José Luis Vela”

  1. Gil Tejeira says:

    Como debe ser siempre la gloria parta nuestro señor Jasucristo, la puerta angosta es dificil de pasar y siempre vamos a tener tribulaciones en el camino, pero nuestro aliado de siempre nos acompaña por siempre, que bueno que que Nuestro señor es pura misericordia y amor y se apiada de todos nosotros, felicitaciones por estar de vuelta en casa y ánimos que juntos haremos las cosas mejores inpirados en el amor que nos tiene Cristo, mas amor que ese imposible.

    Bendiciones a todos y oremos por los que mas necesitan de las bondades de nuestro Dios .

  2. ricardo says:

    A mis 52 años y despues de estar de espaldas a mi propia iglesia que me vio nacer; hoy puedo decir con seguridad y sin prejuicios que esta es la iglesia que quiere Cristo;con los apostoles,discipulos,martires,pecadores, enfermos y necesitados de su misericordia y perdon. Para los que no creen ellos se lo pierden. Hoy conozco a mi iglesia con todos sus defectos y virtudes y seguire orando para que no sigan cayendo sus ovejas en manos de falsos pastores.

  3. moisés rosique garcía says:

    Me parece que su extenso comentario es una excelente lección, ojalá pudiese enviarme su correo, tengo una experiencia que desearía compartir con usted, felicidades, gracias.

  4. gold price says:

    Jesucristo guía, construye y santifica su Iglesia a través del Espíritu Santo. El día de Pentecostés la Iglesia que Jesucristo había dejado fundada recibe el don del Espíritu Santo. Es en ese momento cuando se manifestó públicamente la Iglesia de Cristo, dándose inicio a la predicación de la Buena Noticia de Jesucristo a todos los pueblos, según El había instruido a sus discípulos.

  5. Ricardo says:

    Bravo!!! Excelente preparación de todo este teatro, de hecho le compré la idea, hasta que dice que vuelve a la idolatría. 100% de acuerdo con el estudio que hicieron de muchos predicadores apóstatas, aunque ahí si se ensaña y deja en el limbo la venida del Señor, preparando el camino para su ecumenismo y la marca de la Bestia que está por instaurarse. De verdad que es increible los alcaces de maldad de babilonia!!!! Magistral. El engaño tiene su fin cercano, pues sus ovejas oyen su voz u le siguen! Siguen al Rey, al Buen Pastor! Excelente manejo de la Escritura, bueno, ni Su Excelentísimo Homólogo Fernando Casanova, que les ha traído un raiting tremendo. Gracias a Dios salí de Babilonia y si que estuve metido y engañado desde niño. Gracias a mi Dios que desde que me salí, me dio discernimiento para no creer más en los hombres, ni siquiera en mí, solo en Él! elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas. 1PEDRO 1:2

    • Yo says:

      Pues que no leiste el testimonio?? por eso tamos en el Hoyo
      ………………………………….… ________
      ………………………………,.… …………….“~.,
      ………………………..,.-“…..… ……………………”-.,
      …………………….,/………..… ………………………..”:,
      …………………,?……………… ……………………………\,
      ………………./………………… …………………………….,}
      ……………../………………..… ………………………,:`^`..}
      ……………/………………….… ………………….,:”………/
      …………..?…..__…………….… ………………….:`………../
      …………./__.(…..”~-,_……….… ……………….,:`………./
      ………../(_….”~,_……..”~,_…. …………….,:`…….._/
      ……….{.._$;_……”=,_…….”-, _…….,.-~-,},.~”;/….}
      ………..((…..*~_…….”=-._….. .”;,,./`…./”…………../
      …,,,___.\`~,……”~.,………….. ……`…..}…………../
      …………(….`=-,,…….`……..… ………..(……;_,,-”
      …………/.`~,……`-………….… ………….\……/\
      ………….\`~.*-,………………… …………..|,./…..\,__
      ,,_……….}.>-._\………………… …………..|…………..`=~-,
      …..`=~-,_\_……`\,…………….… ……………\
      ……………….`=~-,,.\,……….… …………….\
      …………………………..`:,,..… ……………..`\…………..__
      ……………………………….`… ……………,%`>–==“
      ………………………………..… ……._,-%…….`\
      ……………………………..,<`… -&“……………. `

    • Esthela says:

      Qué ilógico q t contradigas tú mismo.
      Dices no creer en los hombres y sin embargo, crees en los hombres q t hicieron salirt d la Iglesia d Cristo (Mt 16,18), y q te interpretan la SE a su manera.
      No crees en la Iglesia Católica, pero sí crees en la Sagrada Escritura, q es un libro hecho por ella, el cual, no puede ser interpretado por cualquier persona, ya q fue inspirado por el ES.
      El q t hayas salido d la Iglesia d Cristo, no t dió discernimiento, te lo dió el hecho d q hayas buscado conocer d Dios, el cual, lo hubieras encontrado plenamente, en la Iglesia Católica.
      Dios t Bendiga y t guarde.

  6. GLORENMY CAMACHO says:

    AMEN AMEN AMEN! Que bello,grande y poderoso es nuestro DIOS que paciente y sabiamente nos conduce hacia la verdad

  7. cayi moli says:

    dios le bendiga ! definitivamente el que realmente busca la verdad y se encomienda al señor jesus de corazon la encuentra, y solo en nuestra iglesia catolica que es la que tiene todo para vivir de el dios vivo convertido en pan y comernolos con amor y hambre de el. somos realmente dichosos y felices ya que por medio de ese alimento nos llenamos de el y su espiritu santo nos ilumina dandonos la fortaleza para sostener su palabra y su presencia en nuestro corazon es una verdadera lastima que nuestros hermanos separados no tengan ni idea de lo hermoso que es esta experiencia y pierdan el tiempo. seguiremos orando por ellos para que sean de verdad libres por que la verdad los hara libres. y no reconozcan el amor que nuestra madre nos entrega a travez de su amor de madre por que ella como madre es quien nos lleva a su hijo e intercede por nosotros por que somos pecadores y nosotros por si solos no somos dignos de merecer tanta misericordia de nuestro señor jesus pero ella que es llena del espiritu santo interviene como auxiliadora y abogada de sus hijos y dios padre la ama por su obediencia no es cualquier mujer amarla como madre es de bendicion para nosotros y a su hijo que la ama demasiado nos la entrego como madre para encomendarnos a ella. invito a nuestros hermanos separados y para aquellos hermanos catolicos que no practican los sacramentos a llevarlos a cabo y veran maravillas del señor yo he visto su grandeza de dios en mi hogar y vida personal.gracias por este testimonio sr luis por que nos alluda a fortalezer mas nuestra fe catolica y ojala sigan mas conversiones.Dios les bendiga grandemente.

  8. Jose Angel Velazco says:

    Excelente tu testimonio mi hermano, Dios te dio la oportunidad de sufrir todo eso para poder sentir en carne propia, lo que siente su pueblo, con todo lo que esta pasando dentro y fuera de la iglesia, adentro con quienes se resisten al cambio, por el exceso de autoridad, afuera con la anarquia que pervade en las sectas protestantes, como siempre hace falta la sintesis, en la busqueda de un nuevo tipo de pastoreo del pueblo de Dios,pues ni el autoritarismo, ni el sectarismo, sirven para edificacion, que Jesus nos ayude atodos a dejarnos guiar por su espiritu santo, en la busqueda de su plena voluntad en la Verdadera iglesia que el mismo fundo hace mas de 2000 años. ¡¡¡¡gloria a Dios, al Padre, al Hijo y al Espiritu Santo!!!

  9. Jose Luis Vela R says:

    Encontre en su pagina este testimonio
    que escribi en el 2004 en una pagina de Internet.
    Algun comentario al respecto, estoy a sus ordenes.
    Jose Luis Vela R.

  10. Juan allende says:

    Gracias Don Josè Luis
    por su testimonio, creo que me ahorra, a lo mejor años de entendimiento. Aunque nunca he salido a otra Iglesia buscando a Dios, si me aleje de la Iglesia de Cristo por varios años, a lo mejor al igual que Ud., Dios tambièn me esta enseñando con un camino no muy sencillo, La Verdad.
    a veces uno mientras màs lee mas se confunde, lo principal es
    lo que Ud., dio por conclusión lo que que agrada o no a Dios
    es lo que nace de cada corazòn y la mejor forma de evangelizar
    es con la conducta individual (no con la palabreria y la discusión intelectual de la Biblia). Y para eso nada mejor que nuestra Iglesia y los dos pilares que vio Don Juan Bosco la Eucaristia y la devociòn a nuestra madre María.

  11. Saludos Juan
    gracias por su comentario
    El Señor nos bendiga y nos guarde

    Jose Luis Vela

Dejar un comentario

Página 1 de 11