Mi Cristo roto

32

Mi cristo rotoA mi Cristo roto, lo encontré en Sevilla. Dentro del arte me subyuga el tema de Cristo en la cruz. Se llevan mi preferencia los cristos barrocos españoles. La última vez, fui en compañía de un buen amigo mío. Al Cristo, ¡Qué elección! Se le puede encontrar entre tuercas y clavos, chatarra oxidada, ropa vieja, zapatos, libros, muñecas rotas o litografías románticas. La cosa, es saber buscarlo. Porque Cristo anda y está entre todas las cosas de este revuelto e inverosímil rastro que es la Vida.

Pero aquella mañana nos aventuramos por la casa del artista, es más fácil encontrar ahí al Cristo, ¡Pero mucho más caro!, es zona ya de anticuarios. Es el Cristo con impuesto de lujo, el Cristo que han enriquecido los turistas, porque desde que se intensificó el turismo, también Cristo es más caro.

Visitamos únicamente dos o tres tiendas y andábamos por la tercera o cuarta.

– Ehhmm ¿Quiere algo padre?

– Dar una vuelta nada más por la tienda, mirar, ver.

De pronto… frente a mí, acostado sobre una mesa, vi un Cristo sin cruz, iba a lanzarme sobre él, pero frené mis ímpetus. Miré al Cristo de reojo, me conquistó desde el primer instante. Claro que no era precisamente lo que yo buscaba, era un Cristo roto. Pero esta misma circunstancia, me encadenó a Él, no sé por qué. Fingí interés primero por los objetos que me rodeaban hasta que mis manos se apoderaron del Cristo, ¡Dominé mis dedos para no acariciarlo! No me habían engañado los ojos… no. Debió ser un Cristo muy bello, era un impresionante despojo mutilado. Por supuesto, no tenía cruz, le faltaba media pierna, un brazo entero, y aunque conservaba la cabeza, había perdido la cara. Mi Cristo roto

No me digan que no Pueden – Tony Meléndez

3

No me digan que no Pueden - Tony MeléndezHermoso e inspirador testimonio de Tony Meléndez quien desde nacimiento no tiene brazos y a pesar de ello ha salido adelante. El se dedica a cantarle a Dios con su voz y guitarra. En este video comparte un poco con todos nosotros sus experiencias.

Dios siempre está en mi vida. En ese momento (al conocer al Papa Juan Pablo II) es como si Él me dijo “Tony tienes que ir a trabajar, tienes que cantar, tienes que ayudar, tienes que ser mis pies y tal vez mis manos” Y empecé a viajar, cantar, hablarles a los jóvenes ahora en todo el mundo.

Yo veo a una persona como usted, que tiene los brazos y las piernas, tiene todo, tiene todo y dice “no puedo, no puedo” pero sí puede, sí puede. Me han enfrentado a mí diciendo “Tony, dónde están los milagros” y siempre digo “Yo veo la mano, una mano y cuando levantas la mano, para mí eso es un milagro”.

Por favor no me digan que no pueden, porque ustedes pueden hacer mucho, mucho más, solo levántense y digan “Yo quiero, yo puedo y yo voy a moverme para adelante”. Tienen un mundo que solo está esperando que le digas “SÍ”.

Ver el video:

Clic aquí si no puedes ver el video

Testimonios de Vocación Religiosa

56

Testimonios de vocación religiosaLa vocación religiosa

La vocación religiosa es un misterio de amor entre un Dios que llama y un ser humano que le responde libremente y por amor. La vocación es un misterio de elección divina. No me habéis elegido vosotros a Mí, sino que yo os he elegido a vosotros y os he destinado para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto dure (Jn 15,16). Antes de haberte formado en el seno materno, te conocía y, antes que nacieses, te tenía consagrado (Jer 1, 5).

Testimonios del llamado a la vocación

Yo tenía 23 años, cuando decidí alejarme completamente de Dios y de la Iglesia. No podía creer en la existencia de Dios. Si Dios existía, no podía existir el dolor. Sin embargo, busqué la ayuda sincera de algunas personas, incluso sacerdotes, pero no encontré una respuesta satisfactoria. Todos me decían: Reza, pidiendo fe. Pero yo no podía rezar, porque no tenía fe. Así que abandoné la Iglesia, me olvide de Dios y me dediqué a la música, que era lo único que me interesaba en aquel momento.

Pero un día, al cumplir mis padres 30 años de casados, querían que todos sus hijos comulgaran. Yo no sabía qué hacer, quería quedar  bien con mis padres para no hacerles sufrir, así que a última hora me fui a confesar. Me emocioné un poco al comulgar, aunque no lo quería admitir. Ese mismo día, compré los evangelios y comencé a leerlos. Lo hacía a la hora de la siesta para que nadie me viera. Leía de corrido, porque deseaba terminar cuanto antes. Leí los tres primeros evangelios sin que sintiera nada especial, pensaba que todo era muy bonito y que eso había sucedido en tiempos de Jesús, pero que eso no cambiaba mi vida ni mi dolor de hoy. Sin embargo, llegué a San Juan y en el capítulo 14, cuando leí: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida…, algo se transformó dentro de mí. No pude seguir leyendo, sólo veía: YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA. Pero ya no eran sólo las palabras, era una voz que me hablaba fuerte al corazón y que mis oídos escucharon y que me decían lo mismo. Caí allí mismo de rodillas. Había encontrado a Dios. Dios me había salido al  encuentro y yo lo amaba y Él me amaba. Las lágrimas brotaron abundantes, lágrimas de arrepentimiento y de amor. Esa misma tarde fui a hablar con el sacerdote. Él esperaba mis preguntas, mis dudas, pero yo no tenía dudas ni preguntas. Dios ya me había respondido.

Así comienza mi pequeña historia de amor que no terminará sino en el cielo. Comprendí que de ahí en adelante debía vivir de fe y creer por lo que no había querido creer. A los pocos meses, entré en el convento. Y ahora quisiera dar hasta la última gota de mi sangre para que un alma descarriada se encuentre con Dios. Amo a Dios con todas las fibras de mi corazón y soy feliz.

*****

Nací un día de mucho frío en una gran ciudad de Alemania. Mis padres eran protestantes  y me bautizaron en la Iglesia evangélico-luterana. Durante varios años, canté los domingos en la  iglesia, y durante la semana ayudaba a un grupo de niños que dirigía una diaconisa. A los 15 años, recibí  la confirmación.

A partir de entonces, empecé a cuestionarme mi fe y me hacía muchas preguntas sobre la Biblia. El pastor trataba de darme explicaciones, pero yo no me sentía convencida. A los 20 años comencé a estudiar Sicología en un ambiente dominado por sectas orientales, gurus y métodos de meditación. Me inicié en la meditación transcendental. Practiqué el yoga. Muchas veces, hacía ayuno a solo agua… Conocí a una monja budista, que enseñaba raya-yoga, y todos los días iba en bicicleta a hacer con ella la meditación para conseguir la purificación total y llegar a la unión con Dios.

Un día tuvimos en un cine un gran encuentro con un famoso gurú de la India. Tenía unos 70 años, barba blanca y hablaba en inglés. Venían con él muchos acompañantes, discípulos y admiradores. En la pared del fondo habían colocado su retrato y todos le aplaudían mucho. A uno de los Directores le dije: Aquí no seguimos a Cristo. Me contestó: El camino de Cristo es el camino estrecho,  nosotros vamos por la autopista y con la meditación del gurú llegamos primero. Todos parecían hipnotizados y yo empecé a orar: Cristo es más fuerte que tú, Cristo es más fuerte que tú. De pronto, el retrato del gurú cayó a tierra y se hizo añicos. Yo me reí de puro gusto y me retiré para siempre de aquellos grupos.

Comencé a leer la Biblia y cada vez sentía más fuerte en mi corazón el deseo de amar a Cristo, repitiendo las palabras Cristo-Amor… Viajé a Italia y, como no tenía dinero, me alojé en la Casa de las religiosas de la Santa Faz, una Congregación dedicada al cuidado de los ancianos  e impedidos. Estuve con ellas dos años, asistía con ellas a la oración y allí empezó el cambio de mi conversión a la fe católica, con la ayuda de un sacerdote y del obispo. Testimonios de Vocación Religiosa

Pescador de Hombres

10

Letra y video musical de la canción “Pescador de Hombres”.

Tú, has venido a la orilla,
no has buscado
ni a sabios ni a ricos
tan sólo quieres que yo te siga.

Señor, me has mirado a los ojos,
sonriendo, has dicho mi nombre,
en la arena he dejado mi barca,
junto a Ti, buscaré otro mar.

Tú, sabes bien lo que tengo,
en mi barca
no hay oro ni espada,
tan sólo redes y mi trabajo.

Tú, necesitas mis manos,
mi cansancio
que a otros descanse,
amor que quiera seguir amando.

Tú, pescador de otros lagos,
ansia eterna
de hombres que esperan
amigo bueno que así me llamas.

Testimonios de conversión de pastores y teologos protestantes

4

Testimonios de conversión de pastores y teologos protestantesLa Verdad Descubierta

Documental que muestra la conversión de algunos teólogos y pastores evangélicos a la Iglesia Católica. Ellos son Scott Hahn, Marcus Grodi, Jeff Cavins, Joetta y Larry Lewi.

“Esta es la historia de un viaje. En un aspecto es un viaje de autodescubrimiento y fortaleza personal, sin embargo, en otro, es una conmovedora y profunda búsqueda de la verdad y revelación, impulsada por un anhelo y hambre espirituales que no cedían. Esta es una historia de cómo encontrar nuestro camino, sobre cómo redescubrir antiguos caminos que llevan tiempo abandonados y olvidados, sobre la búsqueda de respuestas a los misterios espirituales.”

“Esta historia es sobre dejar el hogar para encontrar el hogar, un viaje compartido por un pequeño grupo de admirables individuos y sus familias, Scott Hahn, Marcus Grodi, Jeff Cavins, Joetta y Larry Lewis. Estos cuatro hombres protestantes eran ministros protestantes ordenados, que eventualmente lo dejaron todo, sus carrearas, hogares, y en algunos casos sus familias, en búsqueda de la verdad.”

“Inspirados por la oración fervorosa y un examen riguroso y decidido de su propia fe en Jesucristo todos ellos recorrieron un camino que, sorprendentemente, los llevó a la Iglesia Católica, la Iglesia que Jesús mismo fundó hace dos mil años. Pero para cada uno de ellos el viaje fue largo y difícil, antes de su conversión a la Fe católica, todos ellos admitían tener profundos prejuicios.”

Continua en el video…

http://www.youtube.com/view_play_list?p=2F07462C4176B205

Clic aquí si no puedes ver el video

Consagración al inmaculado corazón de María

2

Consagración al inmaculado corazón de MaríaOh, corazón inmaculado de María
lleno de bondad, muéstranos tu amor.
Que la llama de tu corazón, María,
descienda sobre todos los hombres.
Nosotros te amamos inmensamente,
imprime en nuestro corazón el verdadero amor,
así tendremos un deseo continuo por ti.

Oh, María dulce y humilde de corazón,
acuérdate de nosotros cuando caemos en pecado.
Tu sabes que todos los hombres pecan.
Concédenos por medio de tu corazón inmaculado
ser curados de toda enfermedad espiritual.
Haz que siempre podamos
contemplar la bondad de tu corazón maternal
y por medio de la llama de tu corazón
haz que nos convirtamos a Dios. Amén.

Página 189 de 202« Primera...102030...187188189190191...200...Ultima »