La Palabra de Dios en la Vida de la Iglesia y de Todo Creyente – Padre Flaviano Amatulli

3

La Palabra de Dios en la Vida de la Iglesia y de Todo Creyente – Padre Flaviano AmatulliUn papel fundamental. Sin embargo, en la práctica no es así. ¿Por qué? ¿Falta de costumbre? ¿Resabio de antiguas querellas? ¿Miedo al cambio? En concreto, ¿qué nos está pasando?

Una asignatura pendiente

Sin duda, el reclamo de Lutero a favor de la primacía de la Palabra de Dios en orden a todo el quehacer eclesial, tenía su razón de ser. Lástima que factores extraños intervinieron de forma tal que se llegó a la ruptura, con las consecuencias que todos conocemos.

Pero ya pasaron muchos años desde aquellos acontecimientos tan lamentables. Por lo tanto, ya es tiempo de superar esta situación, empezando a ver las cosas con serenidad y sin apasionamiento. Pues bien, en esta perspectiva, ¿qué estamos esperando para poner la Biblia en el lugar que le corresponde en la vida de la Iglesia y de todo creyente?

Hoy en día, ¿qué sentido tiene la disyuntiva “Biblia o catecismo”, “la Biblia para los protestantes y el catecismo para los católicos”?

Ecumenismo y proselitismo religioso

Dos actitudes diferentes ante el problema de la división entre los discípulos de Cristo: el ecumenismo tratando de curar la herida y el proselitismo religioso luchando para profundizarla más, creando cada día más divisiones.
De todos modos, en los dos casos, una cosa es cierta: sin Biblia, el católico se siente perdido y no puede ni dialogar con los primeros ni defenderse de los segundos. Entonces me pregunto: ¿Qué estamos esperando para que se haga de la Biblia el libro de todo católico, para sacarlo del estado de postración en que se encuentra actualmente ante la altanería de la competencia y al mismo tiempo para ayudarlo a crecer en su autoestima?

Vivencia de la fe

Lo mismo vale con relación a la vivencia de la fe en toda su riqueza. Es natural que, faltando el apoyo de la Revelación pública, se recurra a las revelaciones privadas, con todos los riesgos que conllevan. Faltando el camino real, por todos lados surgen veredas y vereditas, puesto que de por sí el hombre a solas no se siente seguro en su caminar hacia Dios y por lo tanto anhela con ansia una palabra que venga de lo alto.

Religiosidad popular, devociones populares… En el fondo, ¿de qué se trata? De eufemismos para disfrazar un vacío en la vivencia de la fe de parte de nuestras masas católicas y al mismo tiempo de un invento para descargar sobre ellas mismas toda responsabilidad, pensando: “Así es nuestro pueblo. ¿Qué le podemos hacer?”

Me pregunto: ¿Acaso no llegó el momento de cerrar un capítulo y empezar a escribir uno nuevo, en que todo se haga a la luz de la Palabra de Dios? ¿Qué es eso de lavarse las manos, echándole la culpa a la ignorancia del pueblo? ¿Quién tiene la responsabilidad de educarlo en la fe? ¿Acaso no dijo Jesús: “Vayan por todo el mundo y prediquen mi Evangelio a toda creatura” (Mc 16, 15), empezando por las ovejas descarriadas (Mt 10, 6) del mismo Pueblo de Dios?

Biblia para todos, Biblia para todo

Se oye decir: “El católico de por sí es flojo. Aunque se le ofrezcan distintas oportunidades para acercarse a la Biblia, no acepta y prefiere el camino más fácil de sus santitos”. Falso. Todo depende de cómo se le presenta la Palabra de Dios. Si se le presenta como una añadidura a lo que de por sí es la vida cristiana, claro que no le interesa. Pero, ¿qué tal si, dentro de la Iglesia, se cambia radicalmente el sistema de transmisión de la fe, haciéndolo totalmente apegado a la Biblia (Biblia en la catequesis presacramental, Biblia en la religiosidad popular y Biblia en la liturgia)? Claro que le va a interesar a la gente y le va a gustar.

Ciertamente contra la opinión de los expertos: que es anti litúrgico, que no hay que interferir en la religiosidad popular, que los niños y el pueblo en general no pueden entender la Biblia correctamente, etc. Puros pretextos. Lo que pasa es que no se quiere el cambio. ¿Por qué? Quién sabe.

¡Qué bueno que al mismo tiempo no faltan signos esperanzadores! De hecho, no faltan expertos y pastores, decididos al cambio y poco a poco la Palabra de Dios está entrando en todo el tejido eclesial. Gracias sean dadas a Dios, por permitirnos saborear desde ahora algo de lo que será la Iglesia del futuro, una Iglesia totalmente permeada por la Palabra de Dios, como en los primeros siglos de la Iglesia.

¿Y los documentos de la Iglesia?

Al servicio de la Palabra de Dios. De hecho, empezando por el catecismo, nos dan el sentido, no el sabor ni la fuerza de la Palabra de Dios. Por eso, nunca podrán sustituirla; hacerla comprender más, eso sí; pero nunca ponerse en su lugar.

Como se ve, una grande tarea nos espera a todos, en un esfuerzo constante por poner al día a la Iglesia para que esté en grado de vivir la fe con más intensidad y pureza y al mismo tiempo esté mejor equipada para transmitirla con eficacia.

Los poderes del infierno

Es inútil hacernos ilusiones: el demonio con sus aliados no descansa. Se trata de una lucha sin cuartel y sin tregua. Depende de nosotros tomar conciencia de esta realidad y estar siempre alerta para no dejarnos sorprender y enredar en sus trampas.

Por lo tanto, el primer gran error, que podemos cometer, consiste en bajar la guardia, pensando que posiblemente el demonio o no existe o no es tan malo como lo pintan. Un error no tan hipotético como se pudiera imaginar. De ahí las burlas y los ataques en contra de los que tratan de concientizar a los creyentes acerca de este peligro.

Se trata de la primera forma de martirio, al interior de la misma comunidad cristiana, por querer ser fieles al dato revelado y no dejarse absorber por el espíritu del mundo, que trata siempre de aplanarlo todo, dejando cancha libre al enemigo.

Por el P. Flaviano Amatulli Valente, fmap





3 comentarios para “La Palabra de Dios en la Vida de la Iglesia y de Todo Creyente – Padre Flaviano Amatulli”

  1. juan carlos gil gonzalez dice:

    Que la paz del senor este siempre con ustedes
    Me agrado considerablemente el articulo del padre Flaviano Amatulli titulado La palabra de Dios en la vida de la Iglesia y de todo crellente , pienso que un paso primordial es conocer la Biblia,leerla solamente, no nos revelara mas que algunos aspectos significativos tanto del antiguo , como del nuevo testamento , pero , aun asi seria el primer paso para poder adentrarse en el conocimiento que nuestra Madre Iglesia nos aporta cada vez que acudimos a ella y el padre nos lee la palabra de Dios ,y nos comenta acerca del evangelio , cuando lo comence a leer me sorprendio de manera muy particular en lo referente a el ecumenismo y el procelitismo religioso ,su pregunta de que se estaba esperando para sacar a la Biblia de su estado de postacion y convertirla en el libro de todo catolico,esto, lo digo por una razon muy poderosa , Un dia , en la casa donde vivo llego un familiar muy cercano que por problemas de indole migratoria llevaba en los EEUU varios anos y pertenese a los pentecostes , no es pastor todavia , pero tiene un rango dentro de su iglesia , y pidio darnos en especial a la familia algo como conferencia y a la vez orar por la unificacion de esta y dar gracias a Dios por su properidad entre otras cosas y de manera muy caracteristica y peculiar utilizo el mismo argumento acerca del estado de empolvamiento que nosotros los catolicos le damos a la Biblia ,con ese empesar y a la vez tratando de desempolvar la palabra de Dios por un lado y maximisando por el otro sus conocimientos sobre algunos textos biblicos aunque sacados en algunos casos fuera de contextos , me puso a dudar naturalmente en aquel momento de mis conocimientos biblicos y a la vez trato de minar mi FE en la igesia a la que pertenesco , la perseverancia , la FE , y mi firmesa en mi Iglesia me llevaron a la misma conclusion que el padre se nesecita preparacion y formacion en nuetras masas catolicas sobre estos textos biblico s ante las arremetidas de la competencia altanera y por otro lado subiria grandemente la auto estima de todos y cada uno de nosotros .el resto del articolo es una clase magistral sobre esos temas.

    saludos

  2. roberto SG dice:

    Hno.Juan Carlos,soy un católico de más de 50a,que hasta hace unos 10a aprox. mi fe estaba muy débil, expuesta a cualquier ataque espiritual,de cualquier indole,y en momentos dudaba de muchas cosas,y por ahí algúna ocación, cruzó por mi mente la duda sobre mi iglesia.Pero todo era debido a mi ignorancia mi desconocimiento de mi Padre y de mi iglesia.Pero a Dios gracias,núnca permití otra doctrina,nosé porqué y menos despues de que casi arrastras fuí llevado a un encuentro católico y recibí el Kerigma(Encuentro con el Señor)y mi vida cambió,me comenzé a internar en el amor de Dios y lo e ido amando cada día más y me he dado cuenta que la nuestra es la verdadera iglesia de Cristo,y no por que lo diga el Papa o algún católico despistado o fanático,sino que es el mísmo Jesús que nos lo dice en su palabra,(Tu eres Pedro y sobre esta piedra….)Yo estaré con Uds. hasta el fín de los tiempos.Y la historia Universal lo comprueba.Definitivamente,es importante,conocer y entender La Palabra de Dios,y para esto nosotros como laicos,debemos buscar la forma de leer y aprender lo ahí relatado.pero para eso se nesecita de la tutoría de una persona que sepa de esto y que lo sepa bién,para que no nos confunda más.Así que todo esto lo podemos encontrar en nuestra iglesia,donde se encuentra la verdad en plenitud(Pues si Cristo está aquí)por Jesús,nde sin nesecidad de andar buscando donde solo tienen algunas cosas.El que su familiar hable muy bonito no quiere decir que ahí haya verdad plena,(Vea a los políticos de hoy día)una cosa es que los enseñen a hablar bién,con verdades a medias(que al final,son mentiras)y otra es realmente darle el significado a la Palabra como es.Según parece, ellos tienen por norma la libre interpretación de la Palabra y es así como hay tanta denominacion en esas iglesias,por las diferentes formas de interpretación a cada parrafo,lo que para unos es bueno para otros es malo y así.En la Iglesia de nosotros la de Cristo(nosotros somos los verdaderos cristianos),prevalece el orden y existe un grupo de persónas escogidas sábias que se encargan de hacer una interpretación muy cuidadosa y apegada al proyecto de salvación del Señor, y es por eso que nuetra iglesia es la misma aquí que en China o E.U.Y bueno por último quiero decirle que Dios,quiere el progreso de todos nosotros,pero principalmente el espiritual no el económico(no se puede atender a dos amos)si después del prog. esp. viene el económico aguas,preguntale al Señor que quiere de tí(Al que más se le dé más se le pedirá),y desgraciadamente en estos tiempos el que le hablen a uno de progreso económico,para muchos,es darles en el mero clavo,tenga cuidado,no se deje engañar,recuerde que en los últimos tiempos, vendrán muchos falsos profetas y dice Jesús: Si yo mismo o algúno de mis ‘angeles viene y les enseña algo diferente a lo que les he dicho,ni a mí me hagan caso.Saludos y QDLB

Dejar un comentario