El Espíritu Santo Derrama Santidad en Todas Partes – Papa Francisco

0

https://youtu.be/nuGr3sKBGOY

La fiesta de Pentecostés: “solemnidad que nos recuerda y nos hace revivir el derramamiento del Espíritu Santo sobre los Apóstoles y otros discípulos”. Con estas palabras, el Papa Francisco recuerda – durante el rezo del Regina Coeli – el día que “comenzó la historia de la santidad cristiana”.

La santidad cristiana

Y comenzó precisamente ese día porque el Espíritu Santo “es la fuente de la santidad, que no es el privilegio de unos pocos, sino la vocación de todos”, dijo el Papa. Momento en el que recordó una de las frases que se leen en su Exhortación Apostólica Gaudete et exsultate: “El Espíritu Santo derrama santidad, en todas partes, en el pueblo santo y fiel de Dios” e hizo referencia a la afirmación del Concilio Vaticano II, cuando dice: “Dios quería santificar y salvar a los hombres, no individualmente y sin ninguna conexión entre ellos, sino que quiere convertirlos en un pueblo, reconociéndolo según la verdad y servirlo en santidad”.

Jesucristo, es el “mediador y garante de la efusión perenne del Espíritu”, – aseguró el Papa – y para ello recordó algunas profecías realizadas en Jesucristo. Es el caso de Ezequiel, cuando dice: “Pondré mi espíritu dentro de ustedes y les haré vivir de acuerdo con mis leyes y les haré observar y poner en práctica mis normas”. […] Ustedes serán mi pueblo y yo seré su Dios “(36: 27-28). Y también a través del profeta Joel, cuando proclama: “Derramaré mi espíritu sobre todos los hombres, y se convertirán en profetas vuestros hijos e hijas”. […] Incluso sobre los esclavos y esclavas en aquellos días derramaré mi espíritu. […] Quien invoque el nombre del Señor será salvo “(3.1-2.5). Cualquiera que invoque el nombre del Señor, será salvado” (3,1-2.5).

El camino de la santificación

Una santidad – continuó el Papa – que desde ese día de Pentecostés, y hasta el fin de los tiempos, “es donada a todos aquellos que se abren a la acción del Espíritu Santo y se esfuerzan en serle dócil”.

Él nos hace experimentar una alegría plena – aseveró Francisco – pues el Espíritu Santo, al entrar en nosotros “vence la sequedad, abre los corazones a la esperanza, estimula y favorece la maduración interna en la relación con Dios y el prójimo”. En este contexto – puntualizó el Papa – San Pablo nos dice: “El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, magnanimidad, benevolencia, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio”.

Un Regina Coeli en el que Francisco invitó además a pedir a la Virgen María “que obtenga hoy un Pentecostés renovado para la Iglesia”, “nos dé la alegría de vivir y dar testimonio del Evangelio” e infunda en nosotros “un intenso deseo de ser santos para la mayor gloria de Dios”.

Criticar es una Actitud Asesina porque Mata – Homilía Papa Francisco

0

https://youtu.be/dNuSgg8cIsg

En la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el Papa Francisco invitó a trabajar por la unidad verdadera y advirtió que en la falsa unidad se critica, se condena y, al final, se divide. La reflexión del Pontífice giró en torno a estos dos tipos de unidad, a estos dos caminos, inspirándose en la Palabra propuesta por la Liturgia del día que se refiere, precisamente, a la unidad verdadera de la que habla Jesús en el Evangelio (Juan 17, 20-26), esa que Él tiene con el Padre y a la que quiere llevarnos también a nosotros. Se trata de “una unidad de salvación”, “que hace a la Iglesia”, una unidad que va hacia la eternidad.

Gaudete Et Exultate – Exhortación Apostólica del Papa Francisco

0

Gaudete et Exsultate Capítulo 1 – El Llamado a la Santidad

Gaudete et Exsultate Capítulo 2 – Dos Sutiles Enemigos de la Santidad

Gaudete et Exsultate Capítulo 3 – A la Luz del Maestro

Gaudete Et Exultate – Exhortación Apostólica del Papa Francisco

La Dignidad del Bautizado y su Vocación Cristiana – Papa Francisco

0

https://youtu.be/9CJ3rfk6fdc

“La última catequesis sobre el Bautismo está dedicada a la vestidura blanca y a la vela encendida, que simbolizan la dignidad del bautizado y su vocación cristiana”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del tercer miércoles de mayo de 2018, concluye así su sus catequesis sobre el sacramento del Bautismo.

La vestidura blanca, expresa que somos transfigurados en Cristo

Los efectos espirituales de este sacramento, señaló el Papa Francisco, invisible a los ojos pero operativos en el corazón de quien se ha convertido en nueva creatura, son explicados en la entrega de la vestidura blanca y de la vela encendida. “Después del lavado de regeneración – precisó el Pontífice – capaz de recrear al hombre según Dios en la verdadera santidad, se ha hecho natural, desde los primeros siglos, revestir a los neo-bautizados de una vestidura nueva, cándida, semejante al esplendor de la vida conseguida en Cristo y en el Espíritu Santo”.

Desde los primeros siglos, los recién bautizados se revisten de una nueva vestidura blanca, señaló el Santo Padre, para expresar su condición, recibida en el sacramento, de criaturas transfiguradas en la gloria divina. Estamos llamados a preservar esta vestidura «sin mancha hasta la vida eterna», recorriendo el camino de la vida cristiana, cultivando las virtudes y, sobre todo, viviendo la caridad.

La vela encendida, indica nuestra vocación cristiana

El otro símbolo es la vela encendida en el cirio pascual, dijo el Papa Francisco, que indica que la luz procede de Cristo resucitado, de quien recibimos su esplendor y su calor. La vocación cristiana nos impulsa a caminar en la luz de Cristo y a perseverar en la fe. Los padres, como también los padrinos y las madrinas, tienen la responsabilidad de alimentar esta llama bautismal para que los más pequeños vayan creciendo en la fe.

Es en la entrega ritual de esta llama que surge del cirio pascual, subrayó el Papa, que refuerza el efecto del Bautismo: “Recibe la luz de Cristo, dice el sacerdote. Esta palabras nos recuerdan que no somos la luz, sino la luz es Jesucristo, quien resucitando de los muertos, venció las tinieblas del mal”. Por ello, estamos llamados a recibir su esplendor para que su luz inflame el corazón de los bautizados, colmándolos de luz y calor.

La educación cristiana, un derecho de los niños

La Dignidad del Bautizado y su Vocación Cristiana – Papa Francisco

Hijos de Dios para Siempre por el Bautismo – Papa Francisco

0

https://youtu.be/YtdeymUDuPM

Audiencia General del Santo padre Francisco del día miércoles 9 de Mayo: Hoy fijamos nuestra atención en el rito central del bautismo: el lavado santo, acompañado de la invocación a la Santísima Trinidad; en el momento en el que somos bautizados y participamos en el misterio pascual de Cristo, el hombre viejo queda sepultado para que renazca una criatura nueva, morimos y nacemos en el mismo instante, pues la fuente bautismal se convierte en sepulcro y madre. Estas dos imágenes manifiestan la grandeza de lo que sucede por medio de los gestos sencillos del bautismo.

Nuestros padres nos generaron a la vida terrena, la iglesia en el bautismo nos regenera a la vida eterna haciendonos Hijos de Dios para siempre; por eso también sobre cada uno de nosotros, renacidos del agua y el Espíritu Santo el Padre dice amorosamente: “Tu eres mi Hijo amado”.

El bautismo no se repite porque imprime un sello sacramental indeleble que el pecado no puede borrar, pero si pede impedir que de frutos de salvación.

Luego la unción crismal nos conforma a Cristo sacerdote, profeta y rey, por eso todo el pueblo de Dios, animado por el Espíritu Santo, participa de esas funciones y tiene la responsabilidad de visión y servicio que de ellos deriva…

Cómo Luchar y Vencer las Tentaciones del Diablo – Papa Francisco

0

https://youtu.be/NuQ7Syn-tE8

No dialogar con el diablo, el gran mentiroso. En su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, el segundo martes de mayo, el Santo Padre Francisco se detuvo a considerar el modo de obrar del demonio que seduce y engaña, y que a pesar de ser un derrotado, sigue siendo peligroso. Francisco explicó también cómo luchar y vencer sus tentaciones.

No tenemos que acercarnos al diablo, ni hablar con él: es “un derrotado”, pero peligroso, porque seduce y, como un perro rabioso y encadenado, muerde si le haces una caricia. Es la admonición del Papa Francisco en su reflexión de esta mañana sobre la figura del diablo que no está muerto, sino que ya fue condenado, como dice el pasaje evangélico de hoy, tomado del Evangelio según San Juan (16,5-11).

Atención a la seducción del diablo
“Podemos decir que está moribundo” – dijo el Papa – pero es, de todos modos, “un derrotado”. Y no es fácil convencerse de esto porque “el diablo es un seductor”, que “sabe qué palabras decirnos”, y “a nosotros – añadió Francisco – nos gusta ser seducidos”:

“Y él tiene esta capacidad. Esta capacidad de seducir. Por esta razón es tan difícil comprender que es un derrotado, porque se presenta con gran poder, te promete tantas cosas, te trae regalos lindos, bien envueltos. “Oh, ¡Qué hermoso!”; pero tú no sabes qué cosa hay dentro. “Pero, el papel de regalo es lindo…”. Nos seduce con el paquete sin dejarnos ver qué cosa hay dentro. Sabe presentar sus propuestas a nuestra vanidad, a nuestra curiosidad”.

Su luz es fulgurante pero se desvanece Cómo Luchar y Vencer las Tentaciones del Diablo – Papa Francisco